domingo, 14 de agosto de 2016

INDEPENDENCIA DE NORUEGA

Noruega, país situado en la parte occidental de la península escandinava, entre Suecia y el Océano Atlántico septentrional,  recuerda el 14 de agosto de 1814 como la fecha en que se desvinculó definitivamente de la corona de Dinamarca, eligiendo         como Rey al Príncipe Cristian Federico, quien prometió respetar la Constitución independiente sancionada por los representantes del pueblo y  una de las más liberales del mundo.
Noruega es un país escabroso y accidentado pero de una singular belleza conformada por bahías estrechas de limpias aguas azules que se adentran en las costas, coronadas por montañas de las que descienden rápidos torrentes y majestuosos glaciares. Todos los años, durante el verano, soporta dos meses permanentes de noche,  situación que hace difícil la vida de sus pobladores que no llegan a los cinco millones  Su índice de crecimiento poblacional es el más bajo de Europa.
En Noruega prácticamente no existen analfabetos y su universidad principal es la de Oslo, la capital. Su Gobierno esta organizado bajo la forma de una monarquía constitucional y hereditaria, no obstante, su sistema político es uno de los más democráticos del mundo porque el rey no puede gobernar contra el parlamento, ni disolverlo y se halla sujeto a sus decisiones.  La Constitución que dio lugar a su independencia,  fue promulgada el 17 de mayo de 1814 y ha sido enmendada con frecuencia, pero conservando sus principios fundamentales


La historia artística de este país  encuentra su génesis en el siglo nueve cuando las primeras sagas de la mitología escandinava. Pero la literatura nacional solo adquiere perfiles definidos durante el siglo diecinueve, en íntima conexión con las luchas por la Independencia.  Uno de sus valores intelectuales más conocidos es el dramaturgo Henrik Ibsen.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada