jueves, 25 de agosto de 2016

JORGE LUIS BORGES

Resultado de imagen para jorge luis borges
      Jorge Luis Borges, nacido en Buenos Aires iniciándose el siglo XX, es decir, el 24 de agosto de 1900, comenzó a tener resonancia en su país a la edad de veinte años al declararse militante del Ultraísmo, movimiento literario surgido en España, empeñado en una renovación total del espíritu y de la técnica poética.
         Era que a esa edad de vigorosa adolescencia, Borges sólo escribía poesía y ensayos y no es sino en los años cuarenta cuando se inicia en la prosa de ficción con “El Jardín de los senderos que se bifurcan”, “Ficción” y “Aleph”, al parecer, las obras prominentes de su producción literaria.
         La mayoría de los textos de ficción de Jorge Luis Borges acusan la peculiaridad de ser descriptivos y sólo en “Las ruinas circulares” y parcialmente en “El Jardín de los senderos que se bifurcan” encontramos una historia de sucesión de acontecimientos, en torno a un personaje.
         “Las ruinas circulares” nos presenta una historia, la de un hombre que sueña y anima a otro, para descubrir al final que él también está siendo soñado.  Es un entrecruzamiento entre el sueño y la realidad.  En resumen, una narración sustentada sobre postulados filosóficos que dan cuenta de las preferencias de Borges por el idealismo y doctrinas gnósticas o indostánicas que ponen en duda la realidad o la cuestionan.
         Borges fue profesor de Literatura inglesa en la Universidad de Buenos Aires y durante ese tiempo abandonó la poesía en favor del cuento, género literario que recreó y por el que pasó a la historia.
         Sin embargo, se inició en la literatura con ensayos filosóficos y literarios, algunos de los cuales se encuentran reunidos en Inquisiciones e  Historia universal de la infamia, que es una colección de cuentos basados en criminales reales. En 1955 fue nombrado académico de su país y hacia 1960 su obra era valorada universalmente como una de las más originales de la literatura hispanoamericana. A partir de entonces se sucedieron los premios y los reconocimientos. En 1961 compartió el Premio Formentor con Samuel Beckett, y en 1980 el Cervantes con Gerardo Diego. Murió en Ginebra, el 14 de junio de 1986.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada