lunes, 1 de agosto de 2016

COLÓN DESCUBRE A VENEZUELA

            El primeo de agosto de 1498, Cristóbal Colón, en el curso de su tercer viaje, hizo contacto por primera vez  con las costas de Venezuela, entrando por Boca de Serpiente.
Al mando de seis barcos, costeando el sur de la Isla Trinidad, frente a las bocas del Orinoco,  el Almirante columbra inmensas tierras paradisíacas que la humanidad adoptará más tarde como el  Continente Americano. Creía el predestinado navegante que aquella tierra, cubierta de vegetación y bien provista de agua, era parte de la “Costa de Cuba” u otra Isla semejante, tanto así, que luego de costear hacia el noroeste y llegar a la Península de Paria, llama a ésta “Isla Santa”, nombre que más tarde cambió por el de “Isla de Gracia”.
A pesar de la enorme distancia de tierra existente entre la desembocadura del Orinoco y la Península de Paria, Colón no asume que está ante todo un Continente, pero se asombra y exclama: “¡No hay tierras en el mundo que puedan ser más verdes ni más bellas y pobladas que éstas!”.
Colón no desembarca en Tierra Firme, pero los indígenas agradecidos por la presencia inexplicable de aquellas naves extrañas, llegan hasta ellas cargados de frutas, perlas y bastimentos. Conducta distinta a la de los Antillanos que llamó poderosamente la atención del Almirante. Entonces puso a volar su imaginación y ya no le parecía una Isla aquella tierra exuberante sino un continente. Probablemente Asia con su río Ganges (el Orinoco) o tal vez el Paraíso Terrenal (Guayana).
Colón navega hacia el oeste 330 leguas de costas, descubre las  islas de Margarita y Coche, los ricos placeres de  Cubagua y se aventura hasta la Vela de Coro.   En ninguno de los lugares donde anclaron sus naves quiso desembarcar. Estaba urgido de llegar a la Española, no obstante que tenía prohibido regresar a ella, pero desobedeció órdenes reales y al desembarcar allí, fue preso, engrillado y conducido de vuelta a España.
Después de este desventurado tercer viaje, Alonso de Ojeda y Américo Vespucio reconocieron las costas de Venezuela desde el Promontorio de Paria hasta a Península de la Guajira, año 1499. Desde entonces arranca el nombre de Venezuela, pronunciado por los indígenas que en el Golfo de Maracaibo tenían sus chozas construidas sobre el agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada