jueves, 18 de julio de 2013

A B R I L

l




EL FUNDADOR DE EL UNIVERSAL
            Andrés Mata, quien fundo el diario El Universal, un día como hoy, primero de abril de 1909, vivió un tiempo en Ciudad Bolívar en llave intelectual con el polémico escritor colombiano José María Vargas Vila y el poeta guayanés Armando Barazarte.
            Vargas Vila conoció y entabló amistad con el poeta Andrés Mata, quien venía de su tierra Carúpano, donde había estudiado la primaria y dirigía un periódico llamado                  La Avispa. Ambos fueron huéspedes del rector José Lorenzo Mendible, quien los alojó en el Colegio Federal de Guayana, el mismo inmueble que sirvió de asiento del Congreso de Angostura. Allí Vargas Vila terminó de escribir su primera novela Aura o las violetas que mandó a publicar ese mismo año de 1887 en Cúcuta. Allí también Vargas Vila, Andrés Mata y Barazarte redactaron “Cabos sueltos del Orinoco” semanario que editaban en una imprenta de la calle Venezuela, frente a la antigua Farmacia El Aguila.
            Luego, (1888) ambos escritores dejan el Orinoco y se domicilian en Caracas. Aquí Vargas Vila se encontró con sus paisanos, también desfundó el periódico Los Refractarios, para atacar “la dictadura clerical de Nuñez”. Arrieta morirá diez años después. Entonces Vargas Vila hará un viaje expreso des Europa  a Caracas para asistir a la agonía y muerte de uno de los últimos notables radicales de su país.
            España será desde entonces base definitiva de Vargas Vila, sin dejar de viajar, por necesidad o aburrimiento, ya a París como a Roma, Málaga o Nueva York. En 1909 (primero de abril) cuando Andrés Mata, funda, junto con Andrés Jorge Vigas, el diario caraqueño El Universal, del cual fue director, Vargas Vila se hallaba en Madrid escribiendo
la conquista Bizancio, por cuyos dos primeros capítulos pidió dinero adelantando, pues ya había consumido cuanto hasta ese momento había cobrado por concepto de sus libros Flor de Fango, Ibis y Alba Roja, best seller, para la época. Gastaba demasiado Vargas Vila y esto llevó a uno de sus editores a decir irónicamente que todo lo gastaba en chalecos.

YO ACUSO
            Alfredo Dreyfus fue militar francés de origen israelita que servía a la República francesa con devoción y fidelidad, hasta que un día de esos aciagos que suelen presentársenos en el curso de la vida., llegó por vía pública a manos del Ministerio de Guerra, un documento sin firma probando que un oficial francés había vendido documentos secretos militares a Alemania. Ese oficial, según el documento, no era otro que Alfredo Dreyfus, quien para la época de 1849 contaba apenas 35 años. Indudablemente, se trataba de un oficial joven de quien el Gobierno francés comenzó a dudar.
            En efecto, el Ministerio de Guerra actuó sin comedimiento, con ligereza, imbuido de indignación y soberbia contra el joven oficial, ampliamente conocido como Dreyfus.  “Dreyfus, ¿Un traidor?”  Se preguntaban los franceses y el mundo cuando un Consejo de Guerra o declaró culpable y condenó a sufrir, previa degradación, prisión perpetua en la isla del Diablo.
            Los amigos del injustamente condenado lanzaron una campaña revisionista y la opinión francesa se dividió en dos bandos: uno defendiendo el fallo y otro sosteniendo que nada permitía condenar a un inocente. En este último bando se destacó el escritor Emilio Zola, nacido el 2 de abril de 1840.
            Zola escribió un  Yo  acuso que le dio la vuelta al mundo y en medio de las pasiones
desencadenadas se probó que había habido graves defectos en la instrucción de la causa y se decidió la revisión. Finalmente la Sala de Casación del Tribunal Supremo acordó doce años después la absolución y Dreyfus fue rehabilitado y reintegrado al ejército francés.
            Al cumplirse hoy un año más del natalicio de Emilio Zola, el más ardiente paladín de la revisión del proceso Dreyfus, hemos recordado este caso sensacional, porque en él Zola empeño todo su prestigio y popularidad de escritor.

JOHANNES BRAHMS
            El 3 de abril de 1897, murió el famoso músico alemán, Johannes Brahms,  a la edad de 64 años, en la ciudad de Viena, centro de sus grandes luchas y triunfos. Los restos del ilustre compositor descansan junto de los de Beethoven, sólo falta Bach para formar la trilogía que la posteridad ha denominado como “las tres B”.
            Brahms nació en Hamburgo, en el seno de una familia humilde y bajo la dirección de su padre aprendió los rudimentos de la música. A la edad de 14 años ofreció su primer concierto de piano y a los 20 inició una gira artística por Europa.
El genial y desdichado Roberto Schumann, en un súbito impulso de su corazón generoso, escribió un entusiasta artículo en el  que anunciaba el advenimiento de un “Nuevo Mesías de la música”. También su esposa Clara, días después de haber conocido a Brahms, escribió en su diario: “Este mes (septiembre de 1853) nos ha traido la presencia de una persona maravillosa, Brahms, un compositor hamburgués de 20 años de edad. He aquí nuevamente uno de esos seres que parecen enviados directamente por Dios. Nos tocó sonatas, scherzos, etc., de su creación, que mostraba si lugar a dudas su exhuberancia imaginativa,  profundidad  de  sentimiento  y  dominio  de  la  forma.  Dice  Robert  que  no
encontró nada que indicarle acerca de suprimir excesos o suplir defectos. Conmueve realmente verlo sentado al piano, con ese interesantísimo rostro juvenil que se trasfigura cuando toca, y esas manos bellísimas que superan las más grandes dificultades con perfecta docilidad. Ha estudiado con Marsen en Hamburgo; pero la única explicación posible de la maestría con que toco para nosotros es que el buen Dios lo ha enviado a este mundo ya sabiendo”.
            Brahms elaboró su primera Sinfonía en Viena, centro de cultura musical europea. Su obra, equilibrada y cerebral, encierra innegables riquezas melódicas y armónicas, a pesar de la frialdad aparente. Las obras de Brahms muestran a un gran talento musical de estilo beethoveniano.

LA OTAN
            El 4 de abril de 1949, fue creada mediante un pacto firmado por representantes de varias naciones, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Fue un pacto más entre los que incluyen la colaboración de naciones europeas con otros continentes.
            Las naciones concurrentes a la celebración del pacto fueron Bélgica, Dinamarca, Francia, Gran Bretaña, Holanda, Islandia, Italia, Luxemburgo, Noruega, Portugal y por los países del nuevo continente, Canadá y los Estados Unidos. En 1951 habrían de ingresar, también a la organización, Grecia y Turquía y en 1955 la República Federal Alemana.
            La organización del Tratado del Atlántico Norte, denominada también, conforme al orden de sus siglas en inglés, NATO, fue concebida para salvaguardar la libertad, la civilización    y   los  principios  democráticos.  Igualmente  para  resolver  las  diferentes  y
disputas que puedan surgir entre sus miembros y mantener los medios adecuados para resistir cualquier ataque.
            Otra de las cláusulas del pacto reza que la agresión armada a cualquiera de los miembros de la Organización sería considerada como un ataque a los demás, los que conjuntamente adoptarían las medidas defensivas que fueran necesarias.
            La OTAN está integrada orgánicamente por un Consejo en el que participa cada nación signataria por medio de un Ministro de Asuntos Extranjeros o de Defensa, un representante permanente y los jefes del Estado Mayor que conforman el Comité Militar.
            La Organización del Tratado del Atlántico Norte comenzó a operar efectivamente un año después de haber sido creada. Fue entonces cuando aprobados los planes militares para la defensa de Europa Occidental, se designó al general Eisenhower comandante supremo de las Fuerzas Aliadas.

MUERTE DE DANTÓN Y DESMOULINS

           Se recuerda la muerte de Jorge Jacobo Dantón y Camilo Desmoulins ocurrida en el cadalso francés en la década de las grandes transformaciones y sacudimientos de carácter político y social que agitaron a Francia entre 1789 y 1799.
            “¡Enseña mi cabeza al pueblo, Vale la pena!” - gritó Dantón al verdugo antes de sentir sobre su cabeza el golpe tremendo de la guillotina. Bastaba con que el  Verdugo hubiese cumplido aquel último mandato de su víctima para que todo el pueblo de Francia se hubiera volcado en fúrica protesta, porque Dantón era un revolucionario convencido querido por el pueblo. Después de la toma de la Bastilla dirigida por Desmoulins, a quien también tocó en suerte morir el mismo día,  Dantón se erige en uno  de  los  agitadores  más populares de Paris. Más que un orador, Dantón fue un tribuno popular, cuya elocuencia, ayudada por su voz estentórea, se impuso en las reuniones de barrios, en los clubs y en las asambleas. Llegó a convertirse gracias a su fogosa oratoria y audaces concepciones en una de las más importantes figuras de la Revolución Francesa. Fue un apóstol de la resistencia y sostenedor del terror aunque después se declaró enemigo de éste. A sus partidarios los indulgentes se opusieron los hebertistas. Se acusaron mutuamente de corrupción y traición. Robespierre, el más célebre hombre de la revolución, quiso terminar con ambos grupos y Dantón, en peligro, no quiso defenderse (“Prefiero cien veces ser guillotinado”) - dijo -.  Ni huir ¿Acaso lleva uno su patria en la suela de los zapatos?. Ante el Tribunal recuperó toda su audacia y cuando le preguntaron su nombre respondió: “Soy Dantón, suficientemente conocido en la Revolución. Pronto no seré nada, pero mi nombre vivirá en el Panteón de la Historia”. Para evitar las reacciones del pueblo se le condenó sin estar presente.
            DESMOULINS, revolucionario como Dantón, en su folleto “La filosofía del pueblo francés” predijo la revolución. Dirigió el ataque contra la Bastilla y sus publicaciones ejercieron gran influencia en la marcha de los acontecimientos de entonces. Fue acusado de moderantismo y por haber sostenido a Dantón murió también., tal día como hoy, en el cadalso. Igualmente su bella esposa Lucila Duplessis.  

DESCUBRIMIENTO DEL POLO NORTE
            La entereza y la osadía de los hombres que se dedican a las exploraciones polares, no tienen igual la historia ni en la leyenda. Viven en temperaturas mortíferas, navegan en buques que pueden ser destrozados por témpanos gigantescos, vuelan en aeroplanos que son juguetes agitados por vientos y tormentas de indescriptible violencia y caminan sobre mantos de hielo que pueden resquebrajarse y devorarlos.
            Muchas expediciones que se realizaron con el propósito de llegar al Polo Norte o al Polo Sur, o de explorar regiones adyacentes, fracasaron con bajas irreparables. Pero al fin la insistencia por llegar a lo desconocido hubo de dar sus frutos. El 6 de abril de 1909, el marino  y  explorador  norteamericano  Roberto  E.  Peary,   de  la  armada  norteamericana,
después de siete intentos durante dieciocho años, conquistó el Polo Norte. A él correspondió la gloria de izar la bandera de su país en el sitio deseado, acompañado por su asistente negro Matías Henson y cuatro esquimales.
            Roberto Peary  partió con su expedición hacia el Polo Norte el primero de marzo de 1909 desde el cabo Columbia, a 760 kilómetros del Polo. Su expedición iba compuesta de siete exploradores, diecisiete esquimales, 133 perros y diecinueve trineos. Peary, según su diario, planificó el ascenso estableciendo una sección de vanguardia, que exploraba y abría la marcha sobre el inmenso mar de hielo y el grueso de la expedición lo dividió en cinco secciones de cuatro hombres cada una. Durante la marcha las secciones debían regresar una tras otra a la base del cabo Columbia, a medida que se agotaban las provisiones. El 1 de  abril, al llegar a los 88 grados de latitud Norte, regresó a la base la última sección que debía hacerlo, solamente la sección Peary siguió avanzando en direcciones al polo hasta alcanzarlo.
            Peary realizó numerosos observaciones astronómicas y meteorológicas, comprobó la posición geográfica del polo e izó en él bandera de los Estados Unidos de América. Peary no vió tierra alguna. Realizó sondeos hasta 2.700 metros de profundidad sin encontrar fondo. Estaba en un punto geográfico perdido en una vasta extensión de hielo que cubría la superficie del Océano Glacial Ártico.
INDEPENDENCIA DE MARRUECOS
            Los marroquíes celebran su independencia del protectorado de Francia y España ocurrida el 7 de abril de 1956, mediante una declaración según la cual España por su lado y Francia por el otro, reconocen la independencia de Marruecos y su plena soberanía.
            Desde el año 1906 Marruecos se haya dividida en dos zonas de influencias denominadas “Zona Española”, bajo el protectorado de España  y  “Zona Francesa”, bajo el protectorado de Francia. Ambos sectores después de una constante lucha pudieron recobrar su independencia y hoy Marruecos  es un estado monárquico independiente, gobernado por un sultán que ejerce la autoridad civil y religiosa. El  sultán reside en Rabat y está asesorado por un Consejo de 18 ministros, dos secretarios de Estado y un ministro de la casa imperial.
            El estado de Marruecos está situado al sur del Mar Mediterráneo en la                     parte noroeste de África y está atravesado de sudoeste a nordeste por la cordillera Atlas,         formada por varias cadenas plegadas que encuadran llanuras, mesetas y terminan en terrazas escalonadas. La morfología del relieve determina la distribución de las                 aguas de sus ríos en direcciones del Atlántico, el Mediterráneo y el desierto de Sahara.                       Sus principales producciones son cereales, citrus y dátiles. Y es muy rico en ganado     lanar.
            Su población se eleva a más de diez millones de habitantes formada en                    gran parte por tribus nómadas, de raza mora, árabe, negra beréber y judía. La             mayoría de religión mahometana. Entre la clase indígena se distinguen los bereberes sedentarios y nómadas; los primeros viven con preferencia en pintorescos pueblos  colgados en las montañas y en cuyos  alrededores  la  tierra  está  cultivada  hasta  la  última
parcela.
            Aunque los marroquíes han realizado progresivos adelantos culturales, entre los nativos hay muchos analfabetos. La educación y la enseñanza son facilitadas en gran parte por los europeos que han creado numerosas escuelas.

LAS DOS ALEMANIAS
            Al terminar la segunda conflagración mundial en el año 1939, Alemania, iniciadora de este conflicto, perdió parte considerable de su territorio y quedó dividida en dos Repúblicas: la de Occidente denominada República Federal Alemana que recobró su soberanía por tratado firmado en octubre de 1954, y la del Este, conocida como república Democrática Alemana, dominada por Rusia.
            El 8 de abril de 1949 fue acordada la creación de la República Federal, o sea la de Occidente, en vista de la actitud rusa de negarse a la unificación de la República bajo un solo gobierno. La proclamación ocurrió inmediatamente después, el 23 de mayo del mismo año como uno de los estados sucesores de Alemania tras su derrota durante la Segunda Guerra Mundial.
            La República Federal Alemana comprendía la parte occidental de Alemania y abarcaba las zonas de ocupación francesa, británica y norteamericana en una extensión de 245.289 kilómetros cuadrados y 50 millones de habitantes aproximadamente. Se dividía administrativamente en nueve estados federales y la nación total era gobernada por un Presidente Federal electo por la Asamblea Federal que integraban miembro de la Dieta y representantes de los estados federales. Los miembros de la Dieta Federal eran elegidos directamente por el pueblo. Había además un Consejo Federal formado  con  representantes
de los estados federados.
Un canciller y un gabinete de 14 ministros desempeñaban las funciones ejecutivas. La capital era Bonn con más de 100 mil habitantes, ciudad universitaria y gran centro cultural, a orillas de Rin.
La Alemania Occidental dejó de existir como Estado independiente en 1990  cuando
se unificó con la Alemania del Este o la Alemania socialista en una sola nación que mantiene el nombre oficial de República Federal de Alemania.

NATALICIO DE TOMÁS DE HERES
El 9 de abril se conmemora el aniversario de la trágica muerte del General Tomás de Heres, hijo guayanés y prócer de la independencia sur-americana. Había nacido en la ciudad de Angostura en septiembre de fines del siglo dieciocho. Su padre Don José de Heres fue uno de los Gobernadores de Guayana durante la Colonia y su madre se llamó Doña María Josefa de Rivero.
El General Tomás de Heres fue al igual que su coterráneo José Asunción Farreras, prócer de la independencia sudamericana. Su cultura y su inteligencia lo definieron siempre en la guerra de independencia como excelente táctico y estratega y en la vida pública como servidor de incomparables méritos.
En 1820 lucho al lado del General José de San Martín, el arquetipo de la argentinidad. Más luego fue gobernador de la Provincia de Cuenca en el Ecuador; Jefe del Estado Mayor General Libertador; Secretario General de Bolívar; Ministro de Guerra y Marina y  Ministro de Estado en el Departamento de Gobiernos Exteriores del Perú; Encargo de Negocios de las Repúblicas de Colombia en Chile; Segundo Jefe del Ejército del Sur al mando de Sucre; Diputado por Guayana al Congreso celebrado en Colombia en 1830; Presidente de la Asamblea legislativa de la Provincia de Guayana en 1831 y Senado por a misma del 33 al 34; Jefe de Operaciones del Orinoco y Comandante de Armas de Guayana.
Estos son los hitos de su  larga  y  espinosa carrera de 23 años,  por su patria chica  y
por ese pedazo de América libertada por Bolívar. Desgraciadamente el soplo de su vida fue mal disipado. Por este día se cumplen 123 años, su sangre estaba fresca en el solar de su propia casa, lo hizo caer de rodillas y con el rostro vuelto al regazo de Monseñor Talavera. Así termino la vida del prócer. A la memoria del héroe es escaso el tributo rendido por los guayaneses, si acaso un busto frente al cuartel de su nombre y una escuela, cuya algaraza vigila penitente la estatua de Bolívar.           

LA MUERTE DE ELIÉCER GAITÁN
            La muerte trágica de Jorge Eliécer Gaitán, Jefe del Partido Liberal de Colombia, desató (9-10 de abril de 1948) una gigantesca revuelta que estremeció a la América. Fueron dieciocho horas de sangre y fuego que acabaron con cuatro mil vidas comenzando por la del presunto asesino Roa Sierra, quien fue colgado por las turbas.
            El asesino, un hombre de sombrero, vestido con un ordinario traje marrón,         disparó su revólver tres veces contra el cuerpo de Gaitán que se dirigía a almorzar tomado del brazo por su compañero de lucha Plinio Mendoza. Gaitán cayó envuelto en su         abrigo negro, y fue levantado suavemente en medio de una ola de gentes aterradas y mudas. Un grito de “viva el partido liberal” rompió el silencio como un latigazo. Hombres y mujeres e agolpaban en el sitio y humedecían sus pañuelos y corbatas con la sangre de Gaitán. La muchedumbre rugía furiosamente. Habían matado al líder más popular que ha tenido Colombia en toda su historia.
            En una impresionante demostración de protesta el pueblo se lanzó aquel día a la calle y en varios puntos de la ciudad comenzó a alzarse el humo de los incendios. Centenares de hombres y mujeres agitaban al sol machetes y banderas rojas. El pueblo, guiado por un instinto, presumía que los despachos del Gobierno o de las oficinas del detectivismo había salido la orden de matar a Gaitán. El Partido Liberal para calmar a la multitud pidió al Presidente Mariano Ospina Pérez la renuncia,   pero éste solo ofreció a los
Liberales la mitad del poder. Cuando todo se creía arreglado para retornar a la normalidad, al día siguiente del asesinato de Gaitán, otra catástrofe empezaba, la tropa que el Presidente Mariano Ospina Pérez, había hecho traer a Bogotá durante la noche, mientras hablaba con los dirigentes liberales, empezó a disparar incontroladamente en las calles generando una horrible situación de violencia conocida como el bogotazo.

BATALLA DE SAN FÉLIX
            “Tras de la noche pavorosa en que sumida en onda pesadumbre permanece la desolada Barcelona, torna a lucir el sol que ha de alumbrar para la patria una de las victorias más brillantes y trascendentales. La guerra como el mar, tienen olas que sepultan y olas que levantan. Casi al propio tiempo que en  las orillas del Neverí sucumben nuestras armas. Piar se cubre de gloria en la riberas del Orinoco”. Así comienza en “Venezuela heroica”, Eduardo Blanco, la narración de aquella batalla que dio nuevos bríos a nuestros pueblos para continuar la lucha cruenta y larga que apuntaba hacia la emancipación de la Venezuela colonizada desde los tiempos de Colón.
            Piar, guerrero de mar y tierra, abandonó el oriente y se atrincheró en el Sur, en el propio corazón de Guayana, secularmente dominaba por la corona real hispana, y lo que en otros tiempos no pudo ser, él con sus soldados bien curtidos lo hizo posible con una estrategia costosa pero distinta y efectiva.
            Angostura era inexpugnable porque las baterías dominaban desde la cumbre y cuestas de los cerros, de manera que Piar elaboró una operación envolvente desde las Misiones del Caroní que tenía su nudo gordiano en san Félix, pero como Alejandro Magno a la atadura de Gordias,  lo  cortó de un solo  tajo  con  su  espada  en  una  acción  rápida  y
decidida.
            Desde entonces, 11 de abril de 1817, fue posible conquistar las alturas y expulsar a quienes se resistían valientemente arriar los pendones de Castilla. Guayana fue libre gracias al talento, terquedad y fundamentalmente, a la desobediencia del general en Jefe Manuel Piar. Bolívar había llamado reiteradamente a Piar para que abandonara Guayana y convergiera en el plan de un gran ejército en la plaza de Barcelona para desde allí emprender campaña militar hacia el centro a fin de asentar los poderes de la República en Caracas. Piar se negó rotundamente y su desobediencia dio un vuelco a la estrategia militar de Bolívar. Nunca un acto de indisciplina militar resultó tan útil. Sin embargo, a la postre, Piar debió pagar todas sus faltas en el paredón. Pero valió la pena el sacrificio.

PAZ EN LA TIERRA
            La histórica encíclica que el Pontificado de Juan XXIII dirigió al mundo el 12 de abril de 1963, es una carta abierta a los ojos y reflexión no sólo de los católicos, sino de la humanidad entera, en la que se revela la preocupación y la ansiedad porque el mundo pueda
ser arrojado accidentalmente al holocausto atómico.
            El Sumo Pontífice, a los 83 años de edad, revela en su Encíclica la forma como considera que la paz pudiera ser permanente, una paz en todos los niveles, entre hombre y hombre, comunidad y comunidad, nación y nación. Denuncia en esta la Octava Encíclica “Pacem in Terris” (Paz en la tierra), la persecución radical y religiosa; condena la intervención de un Estado en los asuntos de otro. Exhorna a los gobiernos para que lleven a todos los hombres los beneficios de la prosperidad atómica. Pero más que nada, habla de su temor porque la guerra fría pueda tornarse caliente.
            La fabricación de armas se justifica sobre la base del equilibrio de las fuerzas; pero no puede negarse que la conflagración pudiera estallar por alguna eventualidad inesperada. Y aunque el miedo a la destrucción atómica pueda ser un disuasivo, “es de temer que la simple continuación de los experimentos nucleares, llevados a cabo pensándose en la guerra, tenga consecuencias fatales para la vida de la tierra”. Por lo tanto los experimentos nucleares tienen que ser prohibidos y hay que alcanzar el desarme total efectivamente controlado.
            El Papa capituló la encíclica en las siguientes cinco partes: 1. El orden que debería existir entre los hombres, sus derechos y los deberes que tiene cada cual con su      semejante para vivir en paz y prosperidad;  2. Las relaciones que deberían existir entre los individuos y el Estado, estipulando que los hombres tienen él deber de aceptar la autoridad aunque puedan oponerse a ella si las leyes son contrarias a la voluntad de Dios;  3. Las relaciones entre los Estados;  4. Las relaciones entre los hombres  y  5. Exhortación a los católicos.

EL ESTILETE DE JUAN MOTALVO
            La República del Ecuador recuerda hoy entre sus intelectuales célebres, al poeta y escritor Juan Montalvo, nacido en el pueblo de Ambato, el 13 de abril de 1833, y muerto lejos de la patria, en la ciudad de Paris, el año de 1899, al a edad de 56 años.
            Juan Montalvo fue no de los mejores prosistas de América y su pluma la trasformó en estilete implacable contra la dictadura de García Moreno y su sucesor Veintemilla, quienes oprimieron a su patria. Durante el régimen de García Moreno inició una de las polémicas más violentas y crudas de que haya memoria en la política sudamericana. De esa labor ha quedado su volumen Geometría Moral donde hace consideraciones sobre la ética y
“Catilinarias”, vocablo prestado del orador más elocuente de Roma, marco Tulio Cicerón y el cual connota la implacable arenga del magistrado romano cuando expulsó a Lucio Sergio Catilina, su gran adversario político, acusado de conspirador.
            Otras obras populares del escritor Juan Montalvo fueron sin duda El Cosmopolita, Mercurial eclesiástico, El Regenerador, El Espectador y Siete tratados. En esta última obra aborda temas filosóficos, episodios de la historia hispanoamericana, personalidades del continente, asuntos de ética y una aproximación al Quijote, titulado “El buscapié”.
            La obra de Montalvo ha sido de difícil clasificación debido a lo personal y fuerte de su contenido, sin embargo, numerosos críticos coinciden en situarla dentro del ensayo que es un género bastante libre y amplio.
            Montalvo trabajo ardorosamente por recuperar olvidas fuentes de la literatura española, pero generalmente su trabajo estuvo centrado en el campo periodístico político de corte liberal. Podríamos concluir diciendo que fue un artista que supo muy bien manejar la palabra y un polemista muy  característico  de  los  tiempos  iniciales  del  romanticismo  en
América.

DÍA DEL PANAMERICANISMO
            Desde el año de 1930 se celebra en Venezuela como en las demás naciones del nuevo Continente este día consagrado a resaltar el esfuerzo que los une en el sentimiento de paz y prosperidad, de seguridad y solidaridad. “Ello se explica por el hecho de que todas esas naciones, en particular las de la América española, nacieron a la vida independiente por la acción mancomunada de sus hijos más ilustres. Si existió una hermandad en la hora de la liberación, es natural que subsista,  se afirme y se prolongue en el tiempo mediante las
practicas de ideario panamericano”.
            Simón Bolívar, José de san Martín, Francisco de Miranda, Bernardo Monteagudo sobresalen en la pléyade de hombres ilustres que dieron inicialmente forma y contenido a esta acción de hermandad cuyos esfuerzos se empañan cada día por supervivencia y solidez.
            Este sentimiento de unión continental fue captado por Bolívar cuando tuvo la idea de reunir por primera vez en Panamá un Congreso extraordinario en que estuviesen representadas todas las naciones americanas. Bolívar reconoció con clarividencia de gran estadística, la importancia de fomentar el espíritu de solidaridad, cooperación y unidad entre las pujantes naciones de este continente. Lamentablemente el Congreso de Panamá no arrojó los frutos deseados, pero constituyo un paso realmente trascendental e histórico que más tarde otros americanos llevarían a la realidad.
            El 14 de abril de 1890 se reunieron en Washington los representantes de las naciones del Nuevo Mundo en la Primera Conferencia Interamericana y aprobaron una resolución cuando la que al presente es la Unión Panamericana de las Veintiuna república que forman el Nuevo Continente. Desde entonces el ideario panamericanista ha tenido los resultados que en gran parte han asegurado la paz y la convivencia y la cooperación entre países de un mismo continente.

INVASIÓN INGLESA A VENEZUELA
            La deuda que gobiernos venezolanos adquirieron con otras naciones para poder mantenerse en el poder haciéndole frente a las continuas guerras civiles que diezmaban la población y arruinaban la economía, afloraron con signos peligrosos durante el mandato de Cipriano Castro. Los diplomáticos alemán, francés, inglés e italiano enviaban constantes notas y memorandun a la Chancillería Venezolana protestando por la demora en el paso de los intereses de la deuda y los procedimientos fijados por la Ley y éstos cada vez se hicieron más duros en su tenor hasta que al fin Alemania e Inglaterra se coaligaron para ejercer actos de violencia contra Venezuela a efecto de obtener por ese medio el restablecimiento del servicio de pagos relacionados con la deuda pública. La agresión armada contra nuestras costas se hizo evidente en la Guaira, Puerto Cabello y Maracaibo.
            Nuestras desmedrada escuadra cayó rápidamente en poder de los invasores, mientras Cipriano Castro lanzaba proclamas y se abrazaba con su adversario el Mocho Hernández para hacer causa común contra “la planta insolente que se atrevía hollar el suelo patrio”. La lista de deudas ascendía a 490 millones de bolívares, lo que significaba que el país por más de diez años, debería entregar a los deudores toda la renta de ingresos públicos, calculada anualmente entre 40 y 50 millones. “Y los cálculos más optimistas del Ministro de Hacienda y Crédito Público  suponían que a riesgo de morirnos  de  hambre,  al
País no podía amortizar cada doce meses más de 4 millones”.
            La intervención amistosa de la chancillería de Washington, obligó a los barcos extranjeros retirarse de las costas de Venezuela, luego de encontrada una fórmula de arreglo para la cancelación de la deuda.

CHARLIE CHAPLIN
            El 16 de abril de 1889 nació en Londres quien sería una de las figuras más célebres de la cinematografía universal. Se llamaba Charlie Spencer Chaplin, profesionalmente distinguido como actor, compositor, productor y director.
            Su vocación artística le venía de su propia familia y comenzó a actuar ya de niño en musicales y pantomimas. En 1910 conoció Estados Unidos en una gira de variedades y terminó residenciándose allí dos años después.
            Charles Chaplin apareció por primera vez en el cine en 1913, en Carreras de autor para niños. En 1914 hizo por vez primera el personaje del vagabundo Charlot, con unos anchísimos pantalones, enormes zapatos, bombín y bastón de bambú, papel que interpretaría luego en más de 60 películas, incluida El vagabundo exhibida en 1915, año en que se asoció con la compañía Essanay, después con la Mutual  y con la First National, hasta tener sus propios estudios en Hollywood en 1918.
            Durante estos años de películas cortas, desarrolló paulatinamente el personaje del vagabundo, pasando del estereotipo del payaso travieso a la figura humana y compasiva que calaría en los espectadores de todo el mundo. En 1919 fundó la United Artist Corporation, en la que seguiría hasta el año 1952.
            Sus  películas  más  importantes  como  actor,  director  y  productor  fueron  mudas:      
El chico, El peregrino, La quimera del oro, El circo, Luces de la ciudad y Tiempos modernos, todas ellas récords sucesivos de taquilla, pese a realizarse ya durante la época del cine sonoro. A éstas siguieron El gran dictador  Monsieur Verdoux, donde aparece por última vez su personaje de Charlot, Candilejas y Un rey en Nueva York. Aparte dirigió, sin protagonizarlas, Una mujer de Paris y La condesa de Hong Kong (1967), donde hace un pequeño papel. También compuso la música de la mayoría de sus películas.
            A finales de la década de 1940 y principios de la de 1950, Chaplin sufrió la persecución del Comité de Actividades Antiamericanas, por su pensamiento político de izquierdas; abandonó Estados Unidos en 1952 para establecerse en Suiza donde murió la nochebuena de Navidad.

NIKITA KRUSCHOV
            El 17 de abril de 1894 nació Nikita Kruschov, quien pasó a ser Presidente del Consejo de Ministros de la Unión Soviética en 1958.
            La vida pública de Kruschov se inició en 1918 al afiliarse al partido comunista llegando en 1934 a ser el secretario del Comité de Moscú. Después de la muerte de Stalin, fue designado secretario del Comité Central del Partido Comunista, lo que equivalía a ser el sucesor de Stalin. Dos años después de lucha interna entre los dirigentes del partido,           la crisis se recrudeció y el primer ministro Malenkov fue sustituido por Nikita, quien gobernó hasta 1964. Durante su gestión lanzó graves acusaciones de despotismo, crueldad y desgobierno contra Stalin que causaron desconcierto en el comunismo internacional.
            Este hombre regordete de poco más de 1m.60 de estatura, llegó a ser figura dominante  en  la  Rusia.  Por  la  fuerza  de  su  personalidad  se  constituyó  en   un   factor
imponente en cada reunión internacional a la que asistió. El expresidente Eisenhawer lo calificó en una ocasión de “dirigente nato” y el presidente Kennedy lo consideró un estadista rígido en la entrevista de Viena en 1961.
            Mediante la fuerza material y las astutas maquinaciones partidarias, envió a exilio a dirigentes veteranos como Malenkov, Molotov, Bulgarín y Kaganovick y acometió             la empresa aún más complicada de eliminar del poder el espíritu mismo de Stalin. Nikita Kruschov logró éxitos pero los fracasos también fueron igualmente notorios.                           Se enorgullecía del poder militar soviético y amenazó en una ocasión que su país enterraría a Estados Unidos. A pesar del  antagonismo entre ambas naciones, abogó por métodos pacíficos para vencer al capitalismo. Fue destituido de su cargo en octubre de 1964 acusado de haber cometido diversos errores tales como la desorganización económica de la Urss y el empeoramiento de las relaciones con la China comunista.

ALBERT EINSTEIN
            Recordamos hoy la muerte de Albert Einstein, israelita alemán, nacionalizado norteamericano, que falleció a los 76 años de edad, el 18 de abril de 1955, mientras dormía hospitalizado en Princeton por padecer una aneurisma gigante que nunca permitió le fuese intervenido quirúrgicamente. Su deceso fue tan rápido que su hijastra, ocupante de la habitación contigua por sufrir una ataque agudo de ciática, no pudo verlo con vida. Su cadáver fue incinerado, después de haberse extraído el cerebro.
            Einstein era graduado en Física y Filosofía. A este hombre llamado el “arquetipo del Apocalipsis” lo hicieron más que famoso su revolucionaria teoría de la relatividad del espacio, la masa y el tiempo.   Gracias a estas  teorías  pudieron  revisarse  los  cálculos  del
perihelio de Mercurio, que en Newton estaban equivocados en 42 segundos, y se lograron comprender las desviaciones de los rayos luminosos que llegan a la tierra procedente de las estrellas.
            Aunque Einstein estuvo una semana encerrado, definiendo su Teoría de la Relatividad que tuvo como punto de ignición mental la hora del  almuerzo con su esposa Elsa, es evidente que ella fue el producto de 18 años de su vida consumido en estudios, meditaciones y trabajos sobre estos fenómenos.
            “La Teoría de la Relatividad, es una teoría física y su dominio es el más amplio que jamás teoría alguna haya tenido y su utilidad práctica se demuestra en aumento de día a través de las experimentaciones. Las leyes de la teoría de Einstein se imponen a toda física y no solamente una parte de ella.  Sirve para explicar lo infinitamente grande, como la unidad de las galaxias en el cosmos, y también lo infinitamente pequeño como el átomo, por ejemplo: Explica así mismo el fenómeno de la gravitación universal, circunstancia todas ellas y cada una de ellas, fundamentales en la cohetería espacial y en la astronáutica”. Esta Teoría no admite velocidades superiores a la de la luz (trescientos mil kilómetros por segundo).

EL GOLPE CONTRA EMPARAN
            Vicente de Emparan y Orbe, Capitán General de Venezuela desde enero de 1809, fue objeto de un golpe de Estado El 19 de abril de 1810, como culminación de una conspiración que se venía fraguando desde diciembre de ese mismo año.
            Emparan, quien había sido Gobernador de la provincia de Cumaná fue nombrado Capitán General para suplir la vacante dejada por el  fallecimiento  de  Manuel  de  Guevara
Vasconcelos.  Llegó a Venezuela en compañía del intendente Vicente Basadre en mayo y comenzó su mandato muy apegado a la clase mantuana, en la que distinguía a muchos amigos, entre ellos, Simón Bolívar.
            Desde que asumió el mando tuvo enfrentamiento con el Ayuntamiento y la Audiencia de Caracas, posiblemente por sus ideas de corte liberal que lo distinguieron durante su mandato en Cumaná y también por la diferencia que en 1808 cuando se hallaba en España, le dispensaron las autoridades napoleónicas.
            Lo cierto es que desde que asumió la Capitanía General, la agitación política era constante y tuvo su primera manifestación en la conjura debelada el 24 de diciembre de 1809, la cual logró desarticular al igual que la de principios de 1810 por parte de los granaderos.
            Las informaciones llegadas a Caracas sobre el avance de las fuerzas napoleónicas sobre Andalucía y la disolución de la Junta Central, volvieron a agitar a los caraqueños. Una Comisión representativa pidió al Capitán General reunir el Cabildo para que informara ampliamente sobre la invasión de los franceses y se decidiera la política a seguir frente a los acontecimientos.
            Como era Jueves Santos y Emparan debía estar en la Catedral, tranquilizó                al Ayuntamiento convertido en cabildo y se dirigió a cumplir con los oficios religiosos,  más esto no fue posible pues los caraqueños enardecidos decían el pueblo pide, el pueblo quiere, el pueblo manda. Obligado a regresar, no le quedó otra salida que renunciar junto con las demás autoridades hispanas. Entonces una Junta Suprema asumió el poder que hizo posible la revolución emancipadora que nos encuentra hoy saliendo de otro golpe de Estado.

MATRIMONIO DEL MARISCAL DE AYACUCHO
            Siendo Presidente de Bolivia, el General Antonio José de Sucre, se casó por poder, en la ciudad de Quito con Mariana Carcelén y Larrea, Marquesa de Solanda. De esa hidalga ciudad de Pichincha, capital del Ecuador también salieron Manuelita Sáenz, amante del Libertador y Mercedes de Jigón, esposa del general Juan José Flores.
            La Marquesa de Solanda era una mujer aristocrática, encantadora y frívola. Sucre se casó con ella después de seis años de amores y de ausencia. Lo hizo ya cuando quiso retirarse a la vida privada para descansar de los altibajos y zozobras de la guerra. Estaba bastante pobre cuando eso. Tanto así, que en una carta que dirige al Libertador, le dice “Una buena suerte me pone fuera del caso de los generales de Napoleón, de quienes se decía que después de ricos no querían trabajar. No cuento para vivir más que con lo que tiene mi futura mujer, y estoy contento. Ella me dará el pan y yo le daré honores que me ha dado la guerra, porque aún renunciaré a los títulos”.
            Para el matrimonio, Sucre compró en Quito la histórica “Casa Azul”, elegante mansión colonial, esquinera y de dos pisos, que había pertenecido al Marquéz de Villa-Rocha. Entre esta mansión colonial  el fundo de Chisinche, discurren los últimos días del vencedor de Ayacucho. Sembrando y leyendo los libros de su predilección, yendo alguna vez más que otra a fiestas, visitas y paseos con la hermosa marquesa y mariscala.
            Un año después tuvo su única hija: Teresita, la cual motiva esta expresión en una carta a Bolívar: “Mi mujer ha parido el 10 de este mes, desgraciadamente me ha dado una niña, en lugar de un soldado que yo quería para la patria”.   En junio de 1830, la Marquesa de Solanda quedó viuda: Sucre había sido asesinado en la espesa montaña de Berruecos. Entonces se casó con el disoluto y donjuanesco general Isidro Barriga. La hijita de Sucre murió trágicamente caída desde el balcón de los brazos del padrastro.  

ESCUELA NÁUTICA DE VENEZUELA
            Hoy se cumple el 56 aniversario de la Escuela Naval de Venezuela, creada el 21 de abril de 1811 por el Alférez de Fragata don Vicente Parrado, cumpliendo instrucciones de su Alteza. Esa Escuela se llamó al principio “Escuela Pública de la Guaira”.
            A través de esos 56 años transcurridos, la Escuela naval de Venezuela se ha venido trasformando y hoy en día cuenta con modernos edificios, a modelo de Ciudad Universitaria que se alzan en la meseta de Mamo, entre el anchuroso mar y la montaña.
            La Escuela Naval aún no ha sido trasladada a su nuevas instalaciones. Continúa, posiblemente por breve tiempo, funcionando en la vieja casona de la Calle de los Baños en Maiquetía. Antes estaba fusionada con la Escuela Militar, pero por decreto del mes de febrero de 1937 fueron separados.
            La Marina de Guerra nacional ha alcanzado una capacidad técnica elevada dentro del campo de lo militar gracias al aporte continuo y eficiente de la Escuela naval que no se ha quedado a la zaga de los rudimentos obsoletos sino  que vive en inquietud de renovación constante, imprimiendo el acento de los adelantos modernos al conjunto de normas, técnicas y disposiciones generales de la enseñanza.
            En la nueva casa de estudios que el Gobierno Nacional construye en las colinas de Memo, los aspirantes a oficiales de la Marina de Guerra van a encontrar un ambiente menos cuartelario y un concepto de universidad que contribuirán a una formación más integral de su inclinación militar.
            Los aspirantes a oficiales de la marina rigen actualmente sus estudios a través de un
pensum técnico completo que de acuerdo con una modificación reciente, abre perspectivas a aquellos alumnos que ingresan con cuarto año o título de bachiller mediante un plan especial que les permite cursar asignaturas optativas.  

GASES ASFIXIANTES
            El 22 de abril de 1915 se utilizó por primera vez gas asfixiante y ponzoñoso como arma ofensiva en una guerra, vale decir, en la Primera Guerra Mundial que sacudió a Europa a raíz de los asesinatos cometidos en Sarajevo contra el heredero del imperio austriaco y su esposa.
            Fueron alemanes los primeros que emplearon  el veneno fluido aeriforme contra sus enemigos franceses e ingleses en el sector nordeste de Iprés. Ya para entonces los germanos habían movilizado rápidamente sus tropas sobre Bélgica y penetrado en Francia por el Mosa y el Sambre en singular batalla de trincheras.
            El lanzamiento de gases asfixiantes por primera vez en aquella contienda se realizó a los ocho meses de haberse iniciado la Guerra y el estremecedor desconcierto que produjo las tropas inglesas fue indescriptible. Pero los aliados reaccionaron inmediatamente organizado la defensa y oponiendo otros gases a los de sus enemigos.
            Los gases utilizados en aquella tempestuosa ocasión fueron cloro líquido comprimido y sulfuro de etilo diclorado, vulgarmente conocido como gas mostaza, además de otros lacrimógenos y estornudatorios. Uno de estos gases, además de asfixiante, producía vesículas en la piel y hacían inhabitable por mucho tiempo el terreno donde caían.
            Las gases vesiculares eran los más peligrosos porque no bastaba para protegerse de ellos la máscara protectora que en variedad de tipos se asignaba a cada soldado.
            En la Segunda Guerra Mundial, de dimensiones superiores a la primera, no fueron empleados gases asfixiantes y ponzoñosos como arma contra el enemigo, pero se utilizó la Bomba Atómica de efectos realmente catastróficos. La primera, de veinte kilotones, se hizo explotar en Hiroshima (Japón) el seis de agosto de 1945.

CERVANTES  Y  SHAKESPEARE
            El fallecimiento de dos figuras cumbres de las letras universales coincidió en el tiempo: Miguel de Cervantes Saavedra, quien dejó de existir en Madrid el 22 de abril de 1616 y al siguiente día del mismo mes y año expiró también en la ciudad inglesa de Stratford, William Shakespeare.
            A la orilla del río Avon se levanta un museo, una iglesia y un teatro.  El Museo es la casa donde nació Shakespeare (1564) y que conserva todo lo que ha sido posible rescatar y que tiene íntima relación con su vida y sus obras. En la Iglesia, llamada La Trinidad, encasillados en una tumba, reposa la blancura espectral de sus restos y en el Teatro iluminado con el resplandor inagotable de su nombre, periódicamente van los grandes actores a encarnar los personajes y los conflictos tan reales y humanos de sus libros. También hay una biblioteca y un monumento grandioso a su memoria. Es como si la bella ciudad de Stratford convertida en uno de los centros universales del arte y la que tuve la fortuna de visitar en 1978, estuviera dedicada o fuera sola de Shakespeare. En ella nació cuando su padre era un humilde carnicero y en ella murió como ignorando al mundo que exaltaría la calidad de su obra, solo comparable a la de Cervantes con la diferencia que “el genio español creo dos personajes que son síntesis de la humanidad y el inglés se prodigó en tantos, que ha podido decirse  que  nadie  ha  creado  más  que  Shakespeare  después  de
Dios”.
            Y es rotundamente coincidencial que Miguel de Cervantes Saavedra, dramaturgo, poeta y novelista, autor del Ingeniosos Hidalgo don Quijote de La Mancha, considerada como la primera novela moderna de la  literatura universal, haya muerto también la misma fecha.   Cervantes murió de hidropesía a los 69 años de edad.    Había nacido  en  Alcalá  de
Henares el 29 de septiembre de 1547. Fue primero soldado y peleó en la batalla de Lepanto donde perdió la mano izquierda. Su vida fue como una novela teñida de aventuras, de crueles sufrimientos, del más puro heroísmo y del color gris de las penurias.

LA DESTRUCCIÓN DE ISRAEL
            El 24 de abril de 1996, EL Consejo Nacional Palestino aprobó por mayoría la modificación de los artículos de la Constitución que incitaban a la destrucción del Estado de Israel y que contradecía los acuerdos de Paz. Por su parte el Partido Laborista Israelí eliminó de su plataforma la cláusula que se oponía a la creación del Estado Palestino.
            Para entonces el Consejo Nacional Palestino no funcionaba en el exilio y la moción de modificar los artículos fue hecha por el líder Yasir Arafat, quien pidió que no se reconociera como necesaria la lucha contra Israel.
            Pero en septiembre de ese mismo año, la construcción de un túnel bajo la ciudad vieja de Jerusalén a cargo del nuevo primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, del partido derechista Likud, estuvo a punto de llevar a la resurrección de la intifada (levantamiento en árabe) en Gaza, Cisjordania y en la propia Jerusalén, con el resultado de decenas de muertes por ambas partes. En enero de 1997 conversaciones con Netanyahu culminaron en un acuerdo para la retirada israelí de la ciudad de Hebrón.
            La vieja lucha entre Israel y Palestina, aún vigente no obstante los esfuerzos por la paz en la región con la que se han comprometido la ONU y líderes mundiales como Clinton, se mitigó durante la II Guerra Mundial, pero se reanudó en 1945 cuando los planes que se proponían para resolver el problema palestino eran repudiados por ambas partes. Finalmente,  los británicos erigidos en  árbitros del problema,  lo  declararon  prácticamente
insoluble y lo traspasaron a las Naciones Unidas en abril de 1947.
            La ONU trató de resolver el problema mediante un plan que establecía la división de la zona en dos estados, uno árabe y otro judío. Los judíos lo aceptaron, pero no así los palestinos que se enfrascaron en una lucha militar posterior donde fueron derrotados.
            El estado de Israel fue establecido el 14 de mayo de 1948. Cinco ejércitos árabes acudieron en ayuda de los palestinos y atacaron Israel inmediatamente, pero las fuerzas israelíes derrotaron  a los ejércitos árabes, e Israel aumentó su territorio. Jordania tomó la orilla oeste del río Jordán y Egipto ocupó la franja de Gaza que durante la guerra de siete días cayó en poder de los israelitas. La guerra produjo el exilio de 780.00 palestinos que se distribuyeron por los países vecinos, en especial Jordania, donde mantiene su identidad nacional y el deseo de reconquistar los territorios perdidos.

EL NOMBRE DE AMÉRICA
            El 25 de abril de 1507, se publicó la obra del geógrafo y cartógrafo alemán, Martín Walseedmüller, donde aparece por primera vez el continente descubierto por Cristóbal Colón con el nombre de América.
            El nombre apareció el tratado “Cosmographiae Introduction” (Introducción a la Cosmografía) editado y publicado por el  propio  Walseedmüller,  quien  lo  ilustró  con  un 
gran mapa del mundo y un pequeño globo terráqueo adjunto.
            El tratado contenía el relato de los viajes del navegante florentino Américo Vespuci, por las costas del nuevo continente, bajo los auspicios, primero de España, y luego de Portugal.
            Walseedmüller público también la “Carta Marina” que es otro gran mapamundi con importantes correcciones y mejoras. Por mucho tiempo se creyó que los mapas hablan desaparecido hasta que, en 1901, se encontró un ejemplar de cada uno en una castillo en Württemberg.
            América deriva del latín Americus, nombre de pila de Américo Vespuci, cuyas expediciones al Nuevo Mundo describe la obra apoyada en las cinco cartas donde el navegante florentino narra sus tres viajes.
            Tal como Walseedmüller usaba la palabra, América designaba específicamente las tierras descubiertas por Cristóbal Colón, Vespuci y otros exploradores de las Antillas y la costa del noreste de Sudamérica. Fue el geógrafo flamenco Gerardus Mercator, quien usó la palabra América por primera vez para referirse a todo el hemisferio occidental en un mapa del mundo editado por él en 1538.
            El continente americano es la segunda masa occidental asilada más grande de la Tierra. Comprende tres grandes sub-continentes: Norteaméricana, Centroaméricana y Sudaméricana con una extensión aproximada de 42 millones de kilómetros cuadrados poblada por mil millones de habitantes.

GUERNICA
            Hoy, los vascos, donde se encuentren,  rememoran  la  inmolación  de  la  ciudad  de
Guernica, capital espiritual de Euzkadi, aniquilada por el fascismo en el absurdo histórico de exterminar la justicia y el derecho por medio de la metralla.
            Guernica, pequeño valle poblado de la provincia de Vizcaya, a 10 kilómetros del mar y 30 de Bilbao, con una población de 20 mil habitantes, célebre por el viejo roble, árbol sagrado bajo el cual juraban antiguamente los señores de Vizcaya cumplir los preceptos de la convivencia, quedó destruida durante la guerra civil que conmovió a España durante los años 1936 al 39.
            Legiones alemanas, italianas y marroquíes que ayudaban a Franco en su lucha por el poder, bombardearon la ciudad de Guernica con aviones que incursionaron incesantemente cada veinte minutos desde la cuatro y media de la tarde hasta las ocho menos cuarto de la noche. Bombas incendiarias superiores a las mil libras de peso y poderosos explosivos envolvieron en llamas a la ciudad y la vida de 2543 almas. Sólo la vieja y tradicional casa de los fueros y el famoso roble quedaron como testigos mudos de aquel drama truculento e infernal.
            El bombardeo de Guernica fue condenado por la humanidad. Se trataba                   de una humilde ciudad de granjeros con su gran signo de la libertad. No era ningún  objetivo militar, pero la furia de Franco contra los vascos que luchaban en las montañas lo llevó a tan terrible irracionalidad. Al mismo tiempo que permitió a los alemanes          probar sus nuevas bombas y aviones, asestó un golpe noble a los vascos rebelados contra  él.
            En Paris, dos meses después del bombardeo de la ciudad, Pablo Picasso daba los últimos toques a su lienzo al óleo “Guernica”, que expresa la violencia y crueldad del acontecimiento. El mural, exhibido por primera vez en la Feria Internacional de Paris (1937), se halla actualmente en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, en Madrid.
NATALICIO DE SAMUEL MORSE
            El 27 de abril de 1791, nace Samuel Morse, físico y pintor norteamericano inventor del telégrafo y del alfabeto telegráfico que lleva su nombre. Este aparato - el Telégrafo - inventado por Morse en 1837, fue la primea de las grandes invenciones que han acelerado la velocidad de las comunicaciones humanas. Morse que desde 1832 laboraba en la construcción de un telégrafo eléctrico, supo utilizar las innovaciones eléctricas existentes en su época para incorporarlas al telégrafo de su invención. Como completo de su invento el físico norteamericano ideo un alfabeto en la cual cada letra era representada por una combinación de puntos y rayas. Al principio su invento no logró interesar, pero posteriormente con una subvención del Gobierno pudo tener una línea telegráfica de Washington a Baltimore. Su primer mensaje fueron palabras bíblicas; ¿Qué ha forjado Dios?... Desde entonces el Telégrafo se convirtió en el alma de las comunicaciones del mundo y Morse, de quien se recuerda hoy su natalicio, ha venido recibiendo de generaciones en generaciones el tributo que suele rendírsele a los grandes valores de la humanidad.

AJUSTICIADO MUSSOLINI
            Tal día como hoy fue capturado y fusilado por guerrilleros italianos, en las orillas del lago Como, el primer ministro, dictador y fundador del estado fascista en Italia,     Benito Mussolini.
            Benito Mussolini huía disfrazado hacia Suiza cuando Italia cayó definitivamente en poder de los aliados. Fue entonces que guerrilleros de su propio país alzados en armas a favor de los aliados lo ajusticiaron.
            Mussolini había nacido en un pueblecito de la Romana e inició su vida pública como político y periodista. Militó en el partido socialista y rápidamente conquistó cargos elevados. Sufrió varios encarcelamientos por sus actividades agresivas y desde el periódico que dirigía realizó violentas campañas antirreligiosas, antiimperialistas y antimonárquicas. Fue contrario a la neutralidad de Italia en la Primera Guerra Mundial en la que se alistó como activo. Impedido de seguir en el frente por una herida recibida, retornó al periodismo con una nueva ideología divergente del socialismo marxista, basada en una economía controlada de acuerdo con el sindicalismo y con contenido nacionalista. Sus nuevas ideas encontraron aceptación en las masas incluyendo los sectores empresariales que veían en ella una salida contra la revolución rusa que había causado pánico entre los grandes financieros e industriales. En 1919 organizó en Milán los Fasci Italanidi Combatimento que más luego convirtió en el Partido Fascista que lo llevó al poder. El objetivo principal de su estrategia era la lucha contra el comunismo. Una vez en el poder se convirtió en gobernante absoluto; los grupos fascistas pasaron a integrar las milicias del Estado, y nuevas elecciones trajeron su definitiva victoria. Su acto de gobierno más importante fue la firma del tratado de Letrán. Denunció el Tratado de Versalles que le atrajo enemistad con Francia. Fue aliado de Hitler en la Segunda Guerra Mundial y su destino tuvo que ser fatal como el del propio führer.

ADOLFO HITLER
            Entrada la Segunda Guerra Mundial en la etapa final con su secuela de destrucción, enfermedad y muerte, cuando al gran Führer, Adolfo Hitler, se le venía el mundo encima. Desde su bunker  subterráneo  dirigía las  últimas  operaciones  de  guerra  y  tercamente  se
resistía a una capitulación hasta que el 29 de abril de 1945, acosado por los rusos, decidió redactar su testamento político y suicidarse junto con su esposa Eva Braun y el ministro de propaganda José Goebbel. Después, su cadáver, al igual que el de sus acompañantes, fue rociado con gasolina e incinerado, mientras los rusos penetran en Berlín.
            Adolfo Hitler nacido en Austria, era hijo de un funcionario de Aduana que le proporcionó una educación incompleta porque el muchacho estudiaba muy poco. Quiso ser artista plástico, pero su talento daba sino para acuarelas muy pobre. Se alistó en el ejército y no pasó de cabo y cuando Alemania desató la Primera Guerra Mundial, salió pronto de combate a causa de una herida.
            En 1919 fundó el Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes y tomó como bandera política la denuncia del Tratado de Versalles. Intentó entonces derrocar al Gobierno y fue condenado a prisión por cinco años, pero sólo estuvo ocho meses en cautiverio gracias a una amnistía general. En la cárcel escribió su libro “Mi Lucha” que define su programa y proclama el social-nacionalismo.
            El vertiginoso auge de su partido lo llevó al sitial de Canciller y a la muerte de Hindenburg, asumió el título de Führer. Inició una política exterior agresiva y emprendió una vasta reorganización política, económica y social tendente al control de todos los resortes de la vida pública y privada de Alemania. En sucesivos pasos fue reivindicando los pretendidos derechos de Alemania en zona limítrofe hasta que estalló la guerra en 1939. Después de ganar grandes batallas, cometió el error de invadir Rusia y ello precipitó su derrota al entrar Estados Unidos en la Guerra.

DÍA DE LOS TRABAJADORES
            El  primero  de  mayo  de  1886  una  huelga  de  trabajadores   fabriles   paralizó   la
economía estadounidense. 340 mil obreros en 5 mil fabricas no vieron en aquellos días finales del siglo diecinueve otra salida a sus inhumanas condiciones laborales que el recurso extremo de la huelga, la cual fue disuelta a sangre y fuego. Luchaban por la jornada de ocho horas y la lograron,  pero tuvo como epílogo la condena de ocho de sus más connotados conductores, entre ellos, cuatro periodistas ejecutando en la horca.
            Un Tribunal Especial formado por doce jurados conoció de los hechos y dictó sentencia condenatoria contra varios dirigentes. El 11 de noviembre de 1887, un año y medio después de la huelga, fueron ahorcados en la cárcel d Chicago los dirigentes August Spies. 31 años, periodista y director del periódico Arbeiter Zeitung; Albert Parsons,            38 años, periodista; Adolfo Fischer, 30 años, periodista y Goerge Engel y 50 años, periodista. Louis Lingg, 22 años, carpintero, se había suicidado el día anterior.
            La pena de Samuel Fielden, 39 años, obrero textil y Michael Schwab, 33 años, tipógrafo, fue conmutada por la de cadena perpetua. Oscar Neebe, 36 años, vencedor, fue condenado a 15 años de trabajo forzado. El proceso  estremeció a las naciones civilizadas del mundo, particularmente a los movimientos sindicales que propugnaron desde entonces la internacionalización de sus luchas coronadas con un primer Congreso realizado en Paris en 1890 en el que acordaron declarar el Primero de Mayo, Día Internacional del Trabajador, para conmemorar la histórica huelga general por las ochos horas y continua condenado en el tiempo la crueldad de su epílogo.
            Nada pudo detener aquellas ejecuciones, ni las concentraciones de protesta contra el fallo en Berlín, París, Londres y otras ciudades. Tampoco la voz de protesta del dramaturgo Goerge Bernad Shaw, ni la del teórico anarquista Piotr Kropotkin, ni la del socialista William Morris, menos la de la teósofa Annie Besant. La escena se había montado conforme a  la  ley,  el pie de los condenados en la trampa,  las sogas colgantes,  las cabezas
erizadas y las cuatro mortajas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada