jueves, 18 de julio de 2013

E N E R O


LA CIRCUNSICIÓN
            El primero de Enero los cristianos católicos recuerdan y celebran la Circuncisión de Jesucristo y de la cual habla muy bien un pasaje del retablo mayor de la Iglesia de San Miguel de Jerez realizado por el escultor flamenco José de Arce.
             El rito de la circuncisión fue establecido por el patriarca bíblico Abraham, padre de los hebreos, al renovar su alianza con Dios.  San Lucas, en su relato evangélico, habla del cumplimiento de José y María con la ley judía que requiere la circuncisión y presentación en el templo de todos los recién nacidos de Jerusalén.  Dentro del ciclo de la vida, este es uno de los acontecimientos más significativos cuya observancia mantiene la comunidad judía.
A los ocho días de haber nacido, los niños varones son iniciados públicamente en la asamblea de Abraham por medio de la circuncisión que consiste en una sencilla operación quirúrgica para extirpar todo o parte del prepucio del varón humano, vale decir, la capa cutánea retráctil que cubre el glande del pene.
Lo cierto es que este rito que al comienzo estuvo circunscrito a los judíos, lo practican también los musulmanes y en general la  sociedad universal por razones de prevención sanitaria que implica mantener el glande libre de esmegma..  Para los musulmanes representa una purificación espiritual y según ellos, existía antes de la época de Mahoma, aunque el Corán no lo menciona.  La costumbre islámica exige que los varones musulmanes sean circuncidados antes del matrimonio. En pueblos indígenas del África e islas del Pacífico el prepucio cortado suele ofrecerse como sacrificio a los espíritus.  La operación certifica además que el sujeto está preparado para hacer feliz a su  mujer.
ELEAZAR LÓPEZ CONTRERAS
El 2 de enero de 1973, falleció en Caracas, el  General Eleazar López Contreras, militar, político y Presidente de la República de Venezuela (1936 y 1941), tras la caída del dictador Juan Vicente Gómez.
Falleció a la edad de noventa años.  Había nacido en Queniquea, Estado Táchira, el 5 de mayo de 1883 y quedó huérfano de padre prácticamente al nacer.  Estudio en Capacho y La Grita hasta graduarse de bachiller en filosofía.  Quería luego seguir la carrera de medicina, pero lo atrapó el remolino de la Revolución Restauradora  liderada por el general Cipriano Castro a la cual se enroló iniciando así su carrera militar a la edad de dieciséis años.
Acompañó a Castro en su marcha revolucionaria desde Los Capacho hasta llegar triunfante a Caracas.  Escaló lo más importantes rangos y cargos militares y llegó, incluso, hasta ejercer la administración de las salinas de Araya de la cual dependían las salinas de la isla de Coche. Siendo Director de Guerra se propuso desarrollar la aviación militar en Venezuela, 1919, y al año siguiente recorrió varios países de Europa en una misión de estudio y compra de material de guerra.
Ejerció el cargo de Ministro de Guerra y Marina desde 1931 hasta el 17 de diciembre de 1935 que muere el Presidente Juan Vicente Gómez y resulta electo Presidente Encargado para sustituirlo hasta el 19 de abril de 1936, cuando el Congreso lo elige Presidente Constitucional para el período 1936-1943.
Este hombre que en la fase final de su vida se veía como una quijotesca y venerada figura patriarcal de la República, tuvo la virtud de echar los cimientos de la democracia venezolana y de liquidar la herencia caudillista y dictatorial que había llegado intacta a sus manos.
PRIMER ASCENSO AL ÁVILA
El 3 de enero de enero de 1800, Alejandro de Humboldt y Aimeé Bonpland iniciaron su ascensión al monte más pintado por los artistas plásticos y también el más cantado por lo poetas: El Ávila o Silla de Caracas.
Después de dos meses en la capital, residenciados en una casa amplia en la parte más alta de la ciudad, Humboldt y Bonpant decidieron ascender la cumbre del Ávila.  Pernoctaron en una plantación de café a muy poca distancia del río Chacaito que baja de la sierra y forma bella cascada en una umbrosa garganta.  Antes de que saliera el sol se pusieron en camino, a las cinco de la mañana, con esclavos que llevaban los instrumentos y un padre capuchino.  Eran en total 18 personas avanzando en fila india por un angosto sendero que discurre sobre una ladera muy empinada, cubierta de hierba.
Al fin de nueve horas de ascenso llegaron a la cumbre con cielo sereno aunque sólo por unos minutos.  Los científicos gozaron e un panorama amplísimo.  Por el Norte, la inmensidad de un mar y por el Sur el valle de Caracas.  La temperatura del aire era de 13.7 grados, a 2630 metros sobre el nivel del mar, dominando una extensión oceánica de 172 kilómetros de diámetro.
La redondeada cima occidental de La Silla les impidió ver la ciudad de Caracas; pero distinguieron claramente las casas contiguas a ella, los pueblos de Chacao y Petare, las plantaciones de café y el curso del Guaire, una cinta acuática de brillo argenteo.  La estrecha faja de tierra cultivada contrastando agradablemente en el escenario salvaje de las montañas circundantes.

 DIVISIÓN DE COREA
            El 4 de enero de 1951, los comunistas reconquistaron a Seúl, capital de Corea, en tiempos de la postguerra. Corea es una península asiática muy parecida a Italia en su conformación territorial, situada en el extremo oriente. Cuenta con 29 millones de habitantes que pertenecen atnográficamente a la familia mogola y se parecen físicamente a los chinos. En la familia sólo cuentan a los hijos varones, despreciando a las hembras por su poco valor. No tienen religión oficial. Antes lo era el budismo, aunque entre los letrados predomina el racionalismo chino de Confucio. El idioma polisilábico y aglutinante, está emparentado con el tártaro-mogol y con el japonés, a pesar de lo cual y de haber tomado muchas voces del chino, difiere de éste y del japonés.
            Hasta 1910 Corea fue una monarquía absoluta regida por una dinastía que reinaba desde del siglo XIV. El reino se dividía en ocho provincias administradas por gobernadores y subdivididas en condados y distritos. En 1897, el rey tomó el título de emperador. Hoy la península, por razones históricas se halla dividida en dos repúblicas: una comunista al norte del paralelo 38 y otra democrática al sur de la citada línea. Esta división se produjo al término de la II Guerra Mundial, 1945, en la que los rusos ocuparon la parte norte y los Estados Unidos, la parte sur. Esta ocupación sólo duró hasta 1949 en pro de la unificación de Corea bajo un régimen democrático. Pero en junio de 1950, los coreanos comunistas del norte, con un ejército bien organizado, cruzaron el paralelo 30 e invadieron la parte sur. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas demando el retiro inmediato de los agresores y pidió la ayuda de sus miembros. Los comunistas tomaron a Seúl y Mac-Artur asumió el mando de los ejércitos de las Naciones Unidas, pero no resistieron el empuje comunista y retrocedieron perdiendo gran parte de Corea del Sur hasta que el 15 de septiembre el décimo Ejército de los Estados Unidos efectuó un desembarco, se posesionó de los territorios perdidos y de la capital de Corea del Norte. La China comunista intervino en la guerra de Corea. Y en una tremenda ofensiva de olas humanas, reconquistaron  a Seúl y los aliados se vieron obligados a retroceder 48 kilómetros hacia el Sur. La guerra terminó en 1953 y Corea continúa dividida.

CATALINA DE MEDICIS
            El 5 de enero de 1589, a la edad de 70 años, y a 13 días después del asesinato de su gran aliado el duque de Guisa, murió Catalina de Médicis, reina de Francia. Hábil política y causante, según la historia, de la terrible matanza de San Bartolomé. Sembró la discordia entre católicos y protestantes materializando su lema de “dividir para reinar”.
            Catalina de Médicis nació en Florencia, ciudad de Italia, era hija de Lorenzo de Médicis y Magdalena de Boulogne, pertenecientes a una ilustre familia que desempeñó importante papel en la historia de Italia y de Francia durante los siglos XIV a XVI. Sus miembros empezaron como mercaderes, se enriquecieron y llegaron a adquirir gran poder político. Se dedicaron a gobernar y engrandecer la ciudad de Florencia, llamada la Atenas del Renacimiento.
            Catalina de Médicis fue primero reina como esposa de Enrique II y luego madre de tres reyes franceses: Francisco II, Carlos IX y Enrique III.
            Bajo el reinado de se hijo Carlos IX  se produjo por su influencia la terrible Matanza de San Bartolomé en Francia en la noche del 23 al 24 de agosto de 1572, dirigida contra los protestantes que se habían convertido en partido poderoso. Catalina aprovechó el matrimonio de la princesa Margarita de Valois, hermana del rey, con el hugonote Enrique de Borbón, rey de Navarra, como ocasión propicia para hacer una matanza de hugonotes y con la acostumbrada influencia que ejercía sobre su hijo, le hizo comprender que era preciso dar muerte a los calvinista para salvar su vida amenazada como también a la nación.
            Cuenta la historia que Carlos al principio se resistió, pero que violentado por las palabras de su madre, exclamó desesperado: ¡Que los maten a todos, a fin de que no quede ninguno que pueda reprochármelo después!”. La historia es severa al juzgar a esta mujer que fue tan hábil política pero que no tuvo escrúpulos para servir a sus ambiciones. Sin embargo se reconoce que impulsó las ciencias y las artes.

DÍA DE LOS REYES MAGOS
            La Iglesia Católica conmemora hoy, como todos los años, la festividades de los Reyes Magos y en muchas naciones, entre ellas España, se celebra una gran fiesta infantil consistente en  el reparto de juguetes que, según se les dice a los pequeños favorecidos, son donaciones de los propios Reyes Magos, como justa y graciosa recompensa a su buen comportamiento.
            La tradición cristiana designa a estos reyes con los nombres de Melchor, Gaspar y Baltasar y según refiere San Mateo en su Evangelio, los magos fueron guiados a Palestina por una fúlgida estrella que desde Oriente los condujo al lugar donde había nacido el niño Dios, y traían consigo ofrendas de oro, incienso y mirra. San Lucas, en su Evangelio, silencia la adoración de los Magos del Oriente, pero en cambio señala que unos pastores que guardaban por la noche un ganado fueron a adorar al Niño, porque un ángel se les había aparecido diciendo: “He aquí  que les doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo; que os ha nacido hoy en la cuidad de David, un  Salvador, que es Cristo el Señor”.
            Cuando nació el niño Krishna, Dios de la mitología India, la historia cuenta que también fue una fúlgida estrella presagio de su nacimiento, y los magos fueron a adorarle y ofrecerle sándalo y perfumes. Cuando nació Buda, creador de una filosofía y una religión que virtualmente se extiende por toda Asia – nacido 600 años antes de Jesucristo- una gran estrella lo anunció y también los Magos fueron al lugar de su nacimiento para adorarle y ofrecerle presentes de madera de sándalo y perfumes. Igualmente refieren documentos antiguos que el nacimiento de Confucio, filósofo chino y uno de los más grandes maestros de moral de todos los tiempos, el año 551 A. de J, fue anunciado por una estrella de desusada magnitud que dio a los sabios al lugar del nacimiento, y tributaron reverente homenaje al recién nacido. Igual historia se narra con respecto de Mitra, el Salvador Persa, Sócrates, Esculapio y otros.

BERNADETTE SOUBIROUS
            Bernadette Sibourus, niña que presenció en una gruta dieciocho apariciones de la Virgen María, nació el 7 de enero de 1844, en el departamento de los Altos Pirineos, ciudad  francesa de Lourdes. Era hija de un humilde matrimonio de molineros de esa población y a la edad de catorce años, cuenta la historia, se la apareció la Virgen María en una gruta del paraje llamado Masabielle, a orillas del río Gave.
            Este hecho ocurrió durante 18 oportunidades en el mes de febrero de 1858 y cuenta la joven Bernardita que en cada aparición la Virgen le encargaba dijese a los pobladores, que para la época alcanzaban a la cifra de cuatro mil, que deseaba la erección de una capilla en el lugar.
            En una de sus visitas periódicas a la gruta de la sagrada aparición, Bernardita vio que de la cueva brotaba un agua cristalina y, enterados los pobladores de tal hecho, comenzó a utilizar el líquido en sus afecciones atribuyéndole propiedades milagrosas. La noticia se propago y multitudes de peregrinos comenzaron a acudir al lugar en busca de cura para sus dolores.
            Ocho años más tarde, Bernardita ingresó en la institución de las Hermanas de  la Caridad de Nieves y luego de largos estudios, la Iglesia reconoció la  veracidad de las afirmaciones de la niña y el carácter milagroso de algunas curaciones producidas en la gruta.
            Autoridades eclesiásticas y franceses, luego el Vaticano, aprobaron las declaraciones de Bernardita y convirtieron la gruta de la aparición en un gran santuario en el que colocaron la imagen de la Virgen bajo la advocación de Nuestra Señora de Lourdes. Poco después, millares de peregrinos de todas partes afluían al sitio e innumerables enfermos daban testimonio de su curación al llegar ante la imagen de Nuestra Señora de Lourdes.



GALILEO GALILEI
            El 8 de enero de 1642, a la avanzada edad de 78 años, totalmente privado de la vista, murió y fue enterrado en la iglesia de Santa Cruz, de Florencia, bajo un monumento que proclama su gloria, el gran físico, astrónomo y matemático italiano, Galileo Galilei.
            Galileo Galilei había nacido en Pisa y a la edad de 15 años ingresó a la Universidad de su pueblo para estudiar medicina, pero cinco años más tarde abandonó esta carrera para dedicarse de lleno a las matemáticas y desde entonces comenzaron sus admirables observaciones y descubrimiento que lo sitúan entre las grandes figuras de la humanidad.
            Cuenta la historia que Galileo, un día que asistía a la Catedral de Pisa, se fijo en una lámpara que se mecía suavemente, y observó que las oscilaciones, aunque se hacían menos amplias, conservaba siempre la misma duración. Descubrió de este modo la ley del isocronismo de las oscilaciones pequeñas, que en seguida pensó en utilizar para la regularización de los relojes.
Inventó el termómetro y la balanza hidrostática, descubrió las leyes de gravedad, estableció los principios de la dinámica moderna y construyó en 1609, en Venecia, el primer anteojo astronómico que permitió realizar descubrimientos que anularon muchas ideas erróneas fundadas. Descubrió cuatro satélites de Júpiter, la composición estelar de la vía láctea, las manchas solares y las fases de Venus. Sus observaciones le hicieron adoptar el sistema del mundo propuesto por Copérnico. Proclamó pues que el Sol, y no la Tierra, era el centro del mundo planetario y que giraba la Tierra en torno del Sol como los demás planetas que reflejan su luz. La profesión de dicha verdad le suscitó animadversión de los escolásticos y de la corte de Roma, quienes denunciaron como herético el sistema de Copérnico adoptado por Galileo.
            Galileo, emplazado por la Inquisición y juzgado por defender las ideas de Copérnico, fue condenado y a la edad de 70 años y tuvo que abjurar de rodillas de sus ideas, para poder ser librado de la hoguera, sin embargo, sufrió condena perpetua, conmutada luego por prisión domiciliaria.

GIOVANNI PAPINI
            Quien haya leído “Hombre Acabado” sabrá más hasta el fondo de lo que hoy podemos trasmitirle de la vida de este extraordinario escritor llamado Giovanni Papini. El, un autodidacta nacido el 9 de enero de 1881, en Florencia, la ciudad más encantadora de Italia, se autorretrata, en un rasgo de sinceridad autocrítica así:
“Yo nunca he sido niño. No he tenido infancia. Cálidas y blondas jornadas de embriaguez pueril; largas serenidades de la inocencia; sorpresas de los descubrimientos cotidianos del universo: ¿Qué son para mí? No los conozco o no los recuerdo. Después los he sabido por los libros, los adivino, ahora, en los muchachos que veo; los he sentido y probado por primera vez en mí, pasados los veinte años, en algún instante feliz de armisticio o de abandono. Infancia es amor, alegría, despreocupación, y yo me veo en el pasado siempre, separado, meditabundo. Desde pequeño me he sentido tremendamente solo y diferente no sé el por qué ¿Quizás porque los míos eran pobres, o porque yo no había nacido como los otros?”.... Me salvó de esta soledad sin luz la manía de saber. Desde cuando hube conquistado renglón por renglón el misterio del silabario, macizas letras negras, minúsculas pero gruesas; honestos grabados de madera; lejanas y friolentas veladas de invierno, bajo la luz de petróleo, junto a mi madre joven y sola que cosía, inclinados sus negros cabellos bajo los reflejos no tuve placer más grande, ni consuelo más seguro que el de leer.  ¿Qué era lo que quería aprender? ¿Qué quería hacer? No lo sabía. Ni programas ni guías: ninguna idea concreta de acá o de allá, este u oeste, en profundidad o en altura. Solamente saber, saber, saber todo”.
            Giovanni Papini fundó en Florencia la revista “Leonardo”, que tuvo influencia en el movimiento estético italiano y cierta resonancia europea. Después de haber defendido en su obra “Crepúsculo de los filósofos” un individualismo nacionalista y de mostrarse iconoclasta, se convirtió al catolicismo y publicó la “Vida de Cristo”,  “La Piedra Infernal”, “Dante vivo”,  “San Agustín”  y “Gog”.

MUERTE DE EZEQUIEL ZAMORA
            El general líder liberal de la Revolución Federal, Ezequiel Zamora, cayó mortalmente herido el 10 de enero de 1960, en San Carlos de Cojedes, cuando marchaba con sus tropas a la conquista del centro de la República, en manos de los conservadores.
            Zamora, antigua pulpero de una zona rural, se transfiguró en uno de los cabecillas de una revolución extremadamente cruenta que conmovió a Venezuela durante cinco años. Junto con Juan Crisóstomo Falcón, su cuñado, Zamora, desde las Antillas, preparó la guerra contra el Gobierno de Julián Castro, parcializado con los conservadores propiciadores del sistema unitario o centralista.
            La razón esencial de su lucha liberal era la de dividir al país en estados autónomos, tal cual como existe hoy. La Federación fue proclamada en Coro y la Vela, donde desembarcó Zamora con otros oficiales el 22 de febrero de 1859 y se abrió camino hacia los llanos de Barinas, luego derrotó las fuerzas centralistas en El Palito y Araure, mientras tanto Juan Antonio Sotillo, desde Trinidad, invadía Oriente y sostenía la guerra en esa región. Posteriormente, Falcón desembarcó por la Boca de Yaracuy desde las Antillas y se unió a Zamora contra las fuerzas del Gobierno, al que derrotan en la brillante batalla de Santa Inés. El Ejército del Gobierno había quedado completamente derrotado, cuando Zamora avanzaba hacia el centro y encontró la muerte.
            La muerte de Ezequiel Zamora, resultó un golpe duro para las fuerzas federalistas, acusado en la batalla de Coplé que decidió temporalmente el triunfo del Gobierno. Muchos jefes liberales tuvieron que refugiarse en el exterior mientras que otros mantuvieron la lucha por el sistema de guerrillas. Las guerrillas duraron hasta su triunfo definitivo, cuando concentradas en el centro acorralaron a Páez que había sido proclamado Dictador y lo obligaron a firmar el Convenio de Coche, 24 de abril de 1863.

FERNANDO DE MAGALLANES
        11 de enero de 1520.    Fernando de Magallanes, un portugués al servicio de España, que se había propuesto, consiguiéndolo, demostrar prácticamente la esfericidad de la tierra, arribó el 11 de enero de 1520, a la desembocadura del Río de Plata, después de zarpar de San Lucas  de Barrameda,
            Persuadido Magallanes de la conjunción de los mares, buscaba, costeando la América del Sur, un paso del Océano Atlántico hacia el Pacífico que hiciera posible la circunvalación de la tierra.
            Una vez cruzado el Atlántico, las cinco naves de Magallanes, alcanzaron el cabo de San Agustín, en Brasil, y desde allí emprendió la navegación hacia el Sur. Al llegar a la desembocadura de Río de la Plata, lo supuso como un posible paso hacia occidente, pero cerciorado luego de lo imposible, reanudó la navegación hasta la bahía de San Julián, donde empezó la invernada. Aquí se vio obligado a hacer sumaria justicia de varios cabecillas de revueltas y a fines de agosto prosiguió el viaje con una nave menos que había encallado.
            El 20 de octubre, desde cinco millas de la costa, divisaron los tripulantes un promontorio detrás del cual el mar formaba una especie de golfo, que llamaron de las Once Mil Vírgenes. Habían llegado al anhelado estrecho. Era un brazo de mar que comunicaba con otro mar. Después de previas exploraciones se aventuraron por él y entraron impávidos en el Gran Océano Pacífico. Tres meses tardaron en surcarlo, y,  tras horribles penalidades, llegaron a la Isla Mariana, y poco después a las Filipinas, donde Magallanes encontró la muerte en lucha contra los naturales. Sebastián Elcano, el segundo de abordo, culminó la gran empresa náutica con la cual quedó demostrada la redondez de la tierra.

JACK LONDON
            El 12 de enero de 1872, nació el famoso escritor norteamericano, autor de cincuenta libros,  Jack London, o mejor dicho, Jonh Griffith London, su nombre verdadero.
            Jack London nació en San Francisco, hijo de un astrólogo ambulante y de una espiritista.  Durante su adolescencia fue un vendedor de diarios. Se hizo marinero después, vendedor de ostras, estibador, formó parte de la tripulación de un ballenero; luego viajó a pie por su país y el Canadá picado por el anhelo de aprender. Siguió estudios universitarios en California que luego abandonó para viajar a Alaska (1898), empujado por la fiebre del oro.
             De regreso a San Francisco comenzó a relatar sus experiencias. En 1900 publicó una colección de relatos titulada El hijo del lobo que le proporcionó gran éxito. Periodista ágil y dinámico, marchó al Japón como corresponsal de guerra durante el conflicto ruso-japonés de 1904. Publicó más de 50 libros que le proporcionaron grandes ingresos pero que dilapidó en viajes y alcohol.
            Entre sus novelas se cuentan, además del El hijo del lobo, La peste escarlata, El lobo de mar, El vagabundo de las estrellas, Jerry el de las islas, La llamada de la selva, Antes de Adán, Colmillo blanco, Martín Edén y John Barleycorn. En estas dos últimas novelas está reflejada su vida. Fue corresponsal de guerra y vivió dos matrimonios tormentosos. Se suicidó a la edad de 40 años.  En sus obras se combina el más profundo realismo con los sentimientos humanitarios y el pesimismo.
            De California era también Amelia Earhart, quien el 12 de enero de 1935, voló en un aeroplano de Unululú a California. Dos años más tarde habría de desaparecer, presumiblemente muerta por accidente, mientras efectuaba la vuelta al mundo y volaba desde Lae, Nueva Guinea a la Isla de Hiwland, acompañada por su navegante Fred Noonan. Amelia Earhart era una aviadora norteamericana que tras diez horas de aprendizaje, guió sola su primer aeroplano. Por sus hazañas en el aire, Amelia Earhart es una figura legendaria en los anales de la aviación.

EL CREADOR DE LOS CUÁQUEROS
            El 13 de enero de 1690, a la edad de 66 años, falleció en Inglaterra Jorge Fox, fundador de la secta religiosa de los cuáqueros en ese país. La secta, erigida sobre teorías sencillas, sin dogmas, no admitía las ceremonias ni la jerarquía eclesiástica, prohibía el juramento, las armas y la “Luz interior” que arde en el fondo del alma.
            La palabra cuáquero significa “Tembloroso” y proviene de la famosa frase de su fundador: “El nombre de Dios me hace estremecer”. La secta, llamada también Sociedad de Amigos, se extendió hasta Norteamérica, siendo Pensylvania el lugar donde adquirió mayor auge.
            La secta de los cuáqueros se distingue por su acción filantrópica, cristalizada en grandes obras durante la guerra. Por ello, en el año 1947, se les concedió el Premio Nóbel de la Paz.
            También, tal día como hoy, el célebre escritor francés Emilio Zola por su famoso alegato “Yo Acuso” (13 de enero de 1898), causando sensación y convirtiéndose en el mar ardiente paladín de la revisión del proceso Dreyfus.
            Alfredo Dreyfus fue un militar francés acusado ante el Ministro de Guerra con un documento sin firma de haber vendido documentos importantes a Alemania. Un consejo de guerra lo declaró culpable, fue degradado, condenado a prisión perpetua y enviado a la Isla del Diablo. En dos bandos se dividió la opinión francesa, uno que defendía el fallo y otro sosteniendo que nada permitía condenar a un inocente. Al fin hubo una revisión de la causa y el Tribunal acordó la absolución. Dreyfus fue rehabilitado y reintegrado al ejército francés.
BARTOOMÉ MITRE
            El 14 de enero de 1862, el prócer argentino Bartolomé Mitre, es elegido Primer Presidente de Argentina, república que había venido padeciendo, desde que San Martín proclamó la independencia, guerras civiles, acciones anarquistas y dictaduras como la de Juan Manuel de Rosas, quien gobernó el país en forma tiránica durante 23 años.
            Durante la dictadura de Rosas, Bartolomé Mitre emigró a Bolivia y luego a Chile donde participó en la lucha política, colaboró en El Mercurio y en El Comercio y tuvo vinculaciones con Sarmiento, Alberdi y otros argentinos emigrados a causa de su oposición a Rosas.
            Durante su administración, Mitre logró unir a todo el país en un afán de progreso y prosperidad. Supo suavizar resquemores, y su gobierno hubiera sido de los períodos más felices a no mediar la guerra contra el Paraguay. A partir de la época de Mitre, la Argentina entró en una era de rápido progreso: se logró la estabilidad política, se construyeron ferrocarriles, se amplió el comercio internacional que estimuló la agricultura, la ganadería y la industria, y fomentó la inmigración europea.
            Bartolomé Mitre está señalado como uno de los hombres más ilustres de América. Fue militar y estadista y como escritor se destacó en el terreno de la historia y del periodismo, habiendo cultivado también, aunque con menor acierto, la poesía. Escribió la historia de San Martín y Belgrano, fundó el diario argentino “La Nación” y vertió al castellano la “Divina Comedia” de Dante.
            Hoy 14 de enero, pero de 1968, se recuerda también la muerte del eminente médico venezolano Gustavo H. Machado. Nacido en Caracas, dedicó toda su vida profesional a la lucha por la solución de los problemas sociales que amenazan al niño. Escribió numerosos trabajos que son verdaderos alegatos, llamamientos a la conciencia nacional frente a la infancia abandonada y a una adolescencia sin destino. El Dr. Machado fue fundador del Hospital de Niños de la Cruz Roja Venezolana. En 1930 fundó el Hospital de Niños “J. M. De los Ríos” y en 1936 fue el Presidente fundador del Consejo Venezolano del Niño y junto con Pastor Oropeza y Guillermo Hernández Zozaya es el iniciador de la moderna Pediatría en Venezuela.
EL ESCORIAL
            Hablar del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial es hablar también de Juan de Herrera, quien falleció 15 de enero de 1597.
            Herrera, nacido en la Cantabria de España en 1530, era arquitecto, matemático y geómetra y estuvo estrechamente ligado al imperio español de Felipe II y sus sucesores dinásticos de la casa de los Austrias.
            Tocó a él terminar el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, majestuosa obra situada en las estribaciones de la Sierra de Guadarrama, a 50 kilómetros de Madrid, erigida por orden del Rey Felipe II.
            Esta formidable atracción turística de la época actual fue iniciada por Juan Bautista Toledo y a la muerte de éste en 1567, Juan de Herrera ocupó su puesto en la dirección de los trabajos, pero debió rediseñar la basílica que transformó en un templo centralizado bajo una enorme cúpula, uniformó la fachada principal, incorporando un nuevo cuerpo presidido por una gran portada monumental y construyó el templete del patio de los Evangelistas, una muestra excepcional del clasicismo herreriano.  El panteón es la única parte del edificio construida con posterioridad a la muerte de Felipe II, y en el descansan los restos de los reyes españoles, así como de numerosas reinas e infantes.
            Entre los innumerables tesoros de El Escorial destacan la colección de manuscritos e incunables que albergan la Biblioteca de Grabados; la colección de tapices, que incluye telas flamencas y el museo de pintura que exhibe obras de destacados artistas como El Bosco, Alberto Durero, Tiziano, El Greco, Paolo Veronesa, Jacobo Tintoretto,  Petrus Paulus Rubens, José de Ribera, Francisco de Zurbarán  y Diego de Velásquez.
           
ARTURO TOSCANINI
           16 de enero de 1957, a la avanzada edad de noventa años, murió el famoso director de orquesta italiano, Arturo Toscanini. Su desaparición definitiva ocurrió en los Estados Unidos del Norte. Tres años antes, en 1954, se había retirado del arte en un acto musical que tuvo todas las características de una apoteosis.
            Arturo Toscanini había nacido en la provincia de Parma y en los albores de la adolescencia comenzó a destacarse como violonchelista integrante de varias orquestas, tanto en su país como en el extranjero.
            A la edad de 19 años integraba la orquesta de una compañía de ópera italiana y en gira por la ciudad brasilera de Río de Janeiro, el Director de la orquesta se sintió repentinamente indispuesto minutos antes de iniciarse la representación de “Aída”, y Toscanini se ofreció a suplirlo. Dirigió con tanto acierto, y tan bien supo infundir a los intérpretes de la ópera el extraordinario brío de su temperamento musical, que aquella noche quedó automáticamente consagrado como director de orquesta.
            Después de este espectacular comienzo, Arturo Toscanini dirigió orquestas famosas como la Metropolitan Opera House de Nueva York, la Scala de Milán, la Sinfónica de Nueva York, la Sinfónica de la National Broadcasting Conpany y otras.
            Como director, Toscanini se destacó por la claridad de su interpretación, el vigor comunicativo que irradiaba su personalidad y el perfecto conocimiento de los diversos grupos de instrumentos que componen una gran orquesta sinfónica. Su fama como director quizás sea la más preclara que haya gozado director alguno en la historia de la música, y sus aciertos más grandes los obtuvo en la interpretación de obras de compositores italianos y de los alemanes Wagner y Beethoven. 

CALDERÓN DE LA BARCA
            El 17 de enero de 1600 nació en Madrid, Pedro Calderón de la Barca, última figura importante del siglo de oro de la literatura española.
            Fue un joven violento e irreflexivo durante su juventud, soldado activo en la rebelión de Cataluña contra la Corona y sacerdote durante la vejez, llegando a ser capellán de la Catedral de Toledo y confesor del rey Felipe IV, quien le entregó el hábito de Santiago.
            Pero antes que todo, Pedro Calderón de la Barca fue un dramaturgo, el más importante de su época después de la muerte de Lope de Vega.  Su primera obra literaria, “Amor, honor y poder” fue montada en 1623 en la ocasión en que su amigo  Velásquez fue nombrado pintor de la cámara del rey Felipe IV.  Le siguieron “La dama duende”“Casa con dos puertas, mala de guardar”, “No hay burlas con el amor” y “Cuál es la mayor perfección”, todas comedias de capa y espada, de enredo y de costumbres en las que el amor, el honor y los celos rigen situaciones, casi siempre equívocas, pero con  resultado  feliz.
            Sobre la misma estructura de su comedia escribió dramas religiosos y trágicos en los que destacan “El príncipe constante y “El mágico prodigio”.  “El médico de su honra” es uno de los más característicos.  Pero el mejor de los dramas trágicos de Calderón es el “Alcalde de Zalamea”, donde un capitán rapta y fuerza a la hija del alcalde del pueblo.  Éste ordena la detención del capitán y, como se niega a reparar su ofensa con el matrimonio, lo hace ajusticiar.  Un general ocupa el pueblo de Zalamea con soldados y mantiene una dura controversia con el alcalde, no porque considere que el capitán no merezca el castigo, sino porque correspondía a él aplicarlo.  Finalmente el propio rey aprueba la acción del alcalde.
            Calderón también escribió dramas filosóficos.  El más conocido es “La vida es sueño”, una de las obras de la literatura española de valor universal.   Goethe, una de las figuras señeras de la literatura alemana, consideraba a Calderón como el gran genio del teatro.  
           RUBÉN DARÍO
18 de enero de 1862, nació en el pueblo de Metapa,  Nicaragua, quien más tarde llegaría a ser poeta y crítico de gran influencia en los escritores hispanoamericanos, Rubén Darío, conocido en la pila bautismal con el nombre de Félix Rubén García Sarmiento.
Cuenta la historia que Rubén Darío, desde adolescente, dio muestras de una extraordinaria precocidad y que además de crítico y poeta fue también periodista y diplomático y que los últimos años de su vida fueron dolorosamente tristes.
Visitó y vivió en varios países europeos  y americanos y puso muy en alto el nombre  de su patria Nicaragua, que hoy erige en su capital, Managua, un monumento a su memoria. Entre las obras conocidas del poeta nicaragüense se cuentan: Azul, su primer libro, publicado en Chile; Las Rosas Andinas, Abrojos, Prosas  Profanas, en las que aparecen la disciplina métrica y el lenguaje musical, lleno de tropos y de atrevidas imágenes; Tierras solares; Cantos de Vidas y Esperanza; Oda a Mitre; Canto a la Argentina; El canto errante y Poema de Otoño. Sus dos últimas obras fueron: Vida de Rubén Darío y El oro de Mallorca.
      En uno de sus libros encontramos esta nota: “De todos los poetas hispanoamericanos, ninguno tan personal, tan sin fronteras como Rubén. Su nombre preside toda una época y se considera que fue el más grande propulsor en la América  española del movimiento literario llamado modernismo. Fue un magnífico cultivador de la forma, y los atrevimientos de su estilo renovaron la métrica castellana. Un soplo panteista  lo anima y comunica   a muchas de sus rimas una rara emoción. Cristiano y pagano por igual, comulgaba con los clásicos y también  con los parnasianos y los impresionistas; él mismo decía que su poesía era muy antigua y muy moderna, audaz y cosmopolita”.  El poeta terminó abandonando Europa y murió en su tierra, 1916, acosado por la pobreza, el alcoholismo y la enfermedad.  

EDGARD ALLAN POE
            Edgard Allan Poe nació el 19 de enero de 1809, en Boston,  Estados Unidos, en el seno de una familia modesta ligada a la actividad teatral.
Quedó huérfano a los cinco años de edad y a cargo de un rico comerciante que le procuró adecuados estudios y el cual abandonó, escapándose de la casa en una de esas extrañas reacciones que emergían de su carácter indómito y taciturno.
            Después de esta huida, sin dinero, sin estar especializado en oficio alguno, con sólo el acervo de su cultura a espaldas, se encara con la vida de un país donde para sobrevivir es preciso ser duro y sentirse aventurero. Compite en un concurso literario y por primera vez, un escritor consigue dos premios que lo prestigian para lograr empleo en un periódico.
A los 25 años contrae matrimonio con la joven de 14 años, Virginia  Glemm, con quien comparte su amor entrañable y su estrechez económica. Más tarde ella enferma de tuberculosis y muere. Poe se vuelve melancólico, errabundo indiferente, llegó a decirse de él que nunca sonreía. En esta época de su vida su cuerpo acusa fuertes taras: vagabundo, borracho, solitario, apenas sociable.  Su vida es una lucha continua entre el idealismo de sus sueños, de un patetismo misterioso, y el materialismo que lo rodea. Se vio obligado a vender, a precios  indecorosos, los productos de su mágica fantasía. “El Cuervo” traducido por el cumanés Pérez Bonalde, poema cien veces inmortal, fue cedido a  un editor por cinco dólares.  Los últimos días de Poe fueron oscuros y extraños y su muerte tiene algo de misteriosa.
            De sus obras recordamos: El doble crimen de la calle Morgue, El  Misterio de Marie Roget, La carta robada, El escarabajo de oro, El cuervo y las campanas. De Poe se ha dicho que era dueño de un alma tan vieja como el mundo. Baudelaire, Rimbaud y Gautier bebieron largamente en la métrica y la teoría literaria de Poe y sus extraños cuentos influyeron en toda una generación de artistas europeos.

           
                                                                  NICOLAS LENIN
            21 de enero  de 1924, a la edad de 54 años, murió el propulsor del movimiento comunista y fundador de la Unión Soviética, Nicolás Lenin, cuyo verdadero nombre era Vladimiro Ilich, Ulyanov. 
La muerte desafía la vida de Lenín en 1918 con la guadaña de la retaliación política. Un grupo de terroristas rusos intenta matarlo y a pesar de que resulta herido  de gravedad, vuelve a reanudar sus actividades. Cuatro años después sufre un ataque de apoplejía que lo deja paralítico y desprendido de la facultad de hablar. Así transcurren sus últimos días hasta que muere. Lo sustituye José Stalin, su hombre de confianza y quien hace levantar un mausoleo  para sus restos en la Plaza Roja de Moscú.
          Nicolas Lénin  nació en un pueblo que hoy lleva su verdadero apellido, situado junto al Volga, el río más grande de Rusia y de Europa. Se graduó en derecho, pero jamás ejerció, y dedicó todo su tiempo al estudio de las cuestiones sociales, dándose a conocer por su apasionada defensa y propagación de las teorías marxistas.
En San Petersburgo, ingresó en un grupo político que luchaba por la liberación de las clases trabajadoras. Sus actividades en esta agrupación lo conducen a la cárcel  y al destierro. Desde el extranjero dirige una facción  del partido social demócrata ruso. Lo hace con verdadero ardor y divulga sus ideas revolucionarias a través de diversas publicaciones, especialmente en su diario Iskra.
En 1905 vuelve a  Rusia y se establece en San Petersburgo con un nombre supuesto, funda el diario Vida Nueva. Pronuncia ardientes discursos en las asambleas políticas y prepara junto con los bolcheviques, ala extrema y opuesta  a los mencheviques o moderados dentro del Partido Socialdemócrata Ruso, una revolución armada contra el gobierno zarista, la cual después de varios intentos y vicisitudes, triunfa el 24 de octubre  de 1917. Lenin organizó el primer gobierno bolchevique y se constituyó en presidente del Consejo de Comisarios del  Pueblo. Desde entonces el comunismo se extendió por muchas partes del mundo e imperó hasta la disolución de la Unión Soviética en diciembre de 1991.                 
           
LORD BYRON.
             22 de Enero de 1788, nació en la ciudad de Londres, el famoso poeta inglés que dio su vida por la libertad de Grecia, George Gordon Byron.
            Byron cojeaba del pie derecho a causa de la parálisis infantil; no obstante era un excelente nadador. Muchos años durante su época de estudiante solía ir diariamente al cementerio para soñar acostado sobre una losa que hoy es conocida con el nombre de “Tumba de Byron”.
            En 1807, a la edad de 19 años, publicó su primer volumen de poesías: “Horas de Ocio”, duramente criticado por una revista de Edimburgo a la que el poeta replicó con su famosa sátira “Poetas ingleses y críticos escoceses”, obra maestra de ingenio mordaz. En 1809, Byron tomó asiento en la Cámara de los Lores, viajó largo tiempo por el Mediterráneo y publicó “Peregrinaciones de Childe Harold”  de cuya obra vendió cinco ediciones  en menos de un año. Lord Byron se convirtió en el ídolo de la sociedad de Londres con esta obra y su prestigio se consolidó con las publicaciones “La desposada de Abidos” y “El corsario y Lara”. En 1815, Lord Byron se casa con Annabella  Milbanke, pero poco después del nacimiento de una hija, en 1816, el poeta se separa de su esposa y abandona Inglaterra. Se dirige a Italia y allá traba estrecha amistad con Percy Shelley, poeta inglés a quién su patria le cerrara sus puertas y quién pareció ahogado costeando el litoral etrusco en un barquichuelo entre el puerto del Ligurio y Vía Reggia. En Italia escribió varias “La Profesía de Dante”, “Marino Faliero”, “Caín y la Isla”. En 1824 abrazó la causa por la libertad de Grecia.
            A lo largo de su tormentosa vida, Byron se mantuvo siempre fiel a su vocación de poeta y a pesar de sus pasiones supo, en lo que a su carrera literaria se refería, disciplinarse y evitar la dispersión. Si en su vida sus deseos eran más fuertes que su voluntad, en el arte consiguió adaptarse a una economía del genio que no estaba muy lejos de la de Goethe. En su romántica figura, el revolucionario se entrevera de gran señor. Byron tuvo tantos defectos como grandes cualidades. Era valiente y a menudo bondadoso. Odió la tiranía y dio su vida por la libertad de un país oprimido.  

23 de Enero de 1958
            culminó un movimiento cívico militar en nuestro país que dio al traste con la dictadura del General Marcos Pérez Jiménez y constituyó una Junta de Gobierno, con el triple propósito de salvar la unidad y sentido institucional del elemento militar, de satisfacer el clamor unánime de la población representada en todos sus sectores y de conducir a la República hacia una organización jurídica y política acorde con las prácticas   universales de la democracia y del derecho.
            Marcos Pérez Jiménez se impuso en el Poder durante diez años, se burló de los partidos políticos, irrespetó la constitución del 46 y pisoteó los más elementales derechos del hombre.
            El movimiento cívico militar que lo depuso, designó una Junta de Gobierno, presidida por el Contralmirante Wolfgan Larrazabal Ugueto. Esta junta cumplió su objetivo con verdadero ardor venezolanista y los venezolanos pudieron disponer de una nueva Constitución que alumbró para los venezolanos un sendero distinto sobre el cual se jalonan gobiernos democráticos elegidos por la voluntad mayoritaria del pueblo a través del voto universal y secreto.
            Factor decisivo de la Revolución de Enero de 1958 fue la unidad irreductible de los sectores de la vida activa nacional y de la ciudadanía en general. Gracias a esa unidad fue posible afincar el sistema democrático.  Cabe afirmar que esa unidad se resquebrajó durante los últimos años a causa de las diferencias banderizas que pugnan a cada instante y de manera irracional por la conquista del Poder. Pero hoy parece surgir una reflexión enérgica para recuperar lo que tanta sangre y sacrificios costó a sin número de venezolanos.  Está viva la esperanza o creemos que los sectores políticos al final tomarán conciencia plena de sus responsabilidades patrióticas y minimizarán sus ambiciones individuales en aras de lo que más conviene al ejercicio integral del derecho y a la salvación y progreso de nuestros ingentes valores morales y materiales. 

SIR WINSTON CHURCHILL
            Murió un 24 de enero de 1955, a los 90 años.  Una trombosis cerebral lo llevó al último estado de la vida.  Fue un hombre sencillamente extraordinario que vivió las peripecias de una de las carreras más largas, más agitadas y más contradictorias.
            Churchill había nacido el 30 de noviembre de 1874, en plena era victoriana y en la cumbre del poderío británico. Pero tuvo una infancia privada de toda ternura familiar.  Su padre, austero y distante, estaba por completo dedicado a la política, y su madre a las obligaciones mundanas.  Vivió con el solo afecto de su madrina.
            Fue después a la escuela en la que la pobreza de la instrucción era compensada con la abundancia de castigos corporales. Los castigos lo hicieron reservado y taciturno y estaba siempre a la cola de su clase.  Desesperado de no poder hacer de él un abogado, su padre decidió internarlo en la Academia Militar y en medio de su torpeza se operó en él un cambio brusco, entonces el adolescente torpe y moroso se convirtió en un brillante militar lleno de iniciativas. Era un jinete perfecto.
            En 1897 sirvió en el ejército británico de la India, publica su novela titulada “Savrila” y comienza a tomar impulso su larga carrera.  Corresponsal de guerra en África del Sur, prisionero de los Borres, logra fugarse.  Elegido diputado conservador se pasa a los liberales.  En 1910 ya es Ministro de Comercio y luego desempeña otros ministerios hasta llegar a ser Primer Ministro.
            Fue electo Primer Ministro durante los años difíciles de la II Guerra Mundial y se erigió en factor importante de la Gran Alianza.  Tras dimitir como Primer Ministro en 1955, Churchill se dedicó a la pintura y a la literatura durante los últimos años.
            Fue un notable historiador.  Entre sus obras más famosas se encuentran “La Segunda Guerra Mundial” (6 volúmenes) e “Historia de los pueblos de habla inglesa” (4 volúmenes)  En 1953 recibió el Premio Nóbel de Literatura y se le concedió el tíitulo de Sir. 

FUNDACIÓN DE SAO PAULO
            25 de enero de 1554, fue fundada la ciudad de Sao Paulo., Brasil, a orillas del río Tieté, junto a una gran llanura que se extiende hacia el norte, por dos sacerdotes jesuitas, Manuel de Nóbrega y José de Achieta, ambos de nacionalidad española y participantes en la conquista del Brasil.
            Sao Paulo es la capital del Estado del mismo nombre situado al sur de las Minas Gerais, es la ciudad más importante del Brasil y se halla a una altura de 300 metros sobre el nivel del mar. La construcción de esta ciudad es monumental y moderna.
            El Estado de Sao Paulo está considerado como la entidad económicamente más importante del Brasil, pero gran parte de esa importancia deriva de su capital que es centro de la región cafetera mayor del mundo, considerada como la capital mundial del café. Es centro también de gran producción del algodón, industrias textiles, hierro, acero, cemento, productos químicos y tabaco. Asimismo, abundante comercio y exportación de frutas tropicales y arroz. A su privilegiada situación geográfica en el corazón de una riquísima zona agrícola, se une la bondad de su clima. Núcleo de los ferrocarriles que llevan hacia Río de Janeiro, al vecino Puerto Santos y hacia el interior del país.
            Activo movimiento intelectual con grandes bibliotecas, museos e institutos de cultura dan idea del progreso cultural de la ciudad. Ha sido factor importante en los movimientos de emancipación nacional y en sus cercanías, en Ipiranga, el príncipe regente Don  Pedro proclamó la independencia del Brasil.
            La capital de Sao Paulo recuerda hoy su día y rinde culto a sus fundadores, sobre manera a José de Anchieta, “Apóstol de Nuevo Mundo” considerado también como el primer historiador y más antiguo naturalista del Brasil. 


LA INDIA
          26 de Enero de 1950, entró en vigor la nueva Constitución de la India, por lo cual independientemente de la Gran Bretaña, comenzaba a ejercer plenamente su derecho de libertad y soberanía.
            Los ingleses se habían apoderado de la India en el siglo XVI cuando junto con los holandeses y franceses lucharon contra Portugal por su posesión. En 1773 nombraron un Gobernador General, con asiento en Bengala y, después de debelar una sangrienta rebelión, proclamaron a la Reina Victoria Emperatriz de la India. La resistencia al dominio extranjero, encauzado por Mahatma Gandhi en  hábil política de “no coperación” y más tarde de “desobediencia civil”, culminó en la Conferencia de Mesa Redonda en Londres en 1935, a la que asistió Gandhi, y como consecuencia de la cual se organizó la India siguiendo los patrones de la nación federal.
            El movimiento nacionalista encabezado por el Partido del Congreso tuvo otro triunfo al admitirse a la India como “dominio” del Imperio Británico, y al traspasar formalmente los ingleses su autoridad a la Asamblea de la India, con la población mayoritaria hindú y el de Pakistán donde domina la población musulmana. El 26 de Enero de 1950, la India proclamó su independencia absoluta y constituyó la Republica, pero conservando sus lazos con la Comunidad Británica.
            La India está situada en Asia Meridional, en la península central con que termina al sur dicho continente, tiene forma triangular y sus dimensiones máximas son de unos 5.000 kilómetros de norte a sur y de este a oeste. Su superficie es de 3.290.000 kilómetros cuadrados y una población superior a los 500 millones de habitantes. La india es de acuerdo a la Constitución una unión de estados y 6 territorios. El Presidente de la República  es elegido para un período de cinco años y ejerce el Poder Ejecutivo asistido por el Consejo de Ministros. El Parlamento está compuesto por el Presidente de la República, el Consejo de Estado con 250 miembros y la Cámara del Pueblo con 500.  
MOZART
27 de enero de 1756, nació en Salzburgo, Austria, el compositor Juan Crisóstomo, Wolfang Amadeus Mozart, quién constituyó un caso prodigioso de precocidad e instinto musical.
Este prodigio de la música vino al mundo siguiendo la trayectoria de su padre, excelente violinista y pedagogo, pero mejor y completamente equipado: oído absoluto, sentido rítmico infalible y comprensión innata del mundo armónico. Por eso a los tres años de edad pudo tocar el clavicordio y a los cuatro componía pequeños estudios. Mozart leyó música  antes de poder hacer lo mismo con las letras. Antes de cumplir quince años había compuesto seis óperas y catorce sinfonías. Su padre, Leopoldo Mozart, llevó al chiquillo y a su hermanita mayor, talentosa pianista, por toda Europa. Primero realizó una gira por Austria  y Alemania y luego pasaron a París y posteriormente a Londres donde permaneció varios años alternando los conciertos con la composición y el estudio.
La obra musical de Mozart es admirable por su calidad y extensión. Comprende más de 600 obras y numerosos fragmentos musicales. Compuso 23 conciertos, entre ellos, 12 para pianos; 50 sinfonías, muchas sonatas, piezas para música de cámara, misa de requiens, etc. Escribió “La flauta mágica”, su mejor ópera, y otra conocida como Mitrídates, “Don Juan”, “Cosi fan tute”  y “Las bodas de fígaro”, libreto extremadamente complicado pero de una claridad musical incomparable.
El libro biográfico escrito sobre este gran genio musical de la humanidad, nos dice que Mozart, distinto a otros genios, fue un hombre de carácter franco, sencillo, espontáneo y extraordinariamente generoso.  Nunca ganó mucho con su trabajo y lo poco que tenía era compartido con quienes lo necesitaban más que él. Siempre fue pobre, pero tuvo épocas de verdaderas miserias. Nunca asistió a la Escuela y su único maestro fue su padre. La aritmética en especial lo fascinaba. “Solía emborronar de números con tiza las paredes, deleitado por una ciencia capaz de rendir respuestas únicas y perfectas. Esto quizá explique en parte la exactitud y precisión de su inefable música. Su música es fácil al oído y llega profundamente al corazón”. 

TEOFILO FICHTE
29 de enero de 1814, a la edad de 52 años, murió el célebre filósofo alemán, Juan Teófilo Fichte, jefe de la escuela idealista trascendental de gran influencia en su época. Fichte fue gran amigo de Inmanuel Kant, filósofo como él y autor de “Crítica de la razón pura”. Esa amistad hizo en gran parte posible la publicación de su primera obra: “Ensayo de una crítica de toda revelación” que tuvo gran éxito.
Fichte estudió y fue profesor de la Universidad de Jena, de donde fue expulsado acusado de ateísmo.  Marchó luego a Berlín este pensador, ardiente partidario de la Revolución Francesa, pero que creía y sostenía que las reformas, aún las más necesarias, no deben implantarse jamás a costa de la justicia y de la humanidad.
En Berlín, durante las guerras napoleónicas, Fichte alentó y predicó la resistencia con sus famosos “Discursos a la nación alemana” en los que defiende la idea según la cual la libertad de su país (Alemania) debe fundarse en la más elevada moral y en un cambio radical de la enseñanza.
Juan Teófilo Fichte, como Hégel, Schelling, Schopenhauer y otros, está considerado cono kantiano que acepta los principios generales de la crítica como punto de partida para ulteriores desarrollados. Fichte trata de superar la incognoscibilidad de la cosa en sí y sostiene que lo que parecía simplemente dado es algo puesto por un absoluto, el Yo, como oposición a si mismo frente a la cual efectúa su constante y continua realización. Más allá del Yo, Fichte encuentra, en sus últimas elaboraciones, un absoluto trascendente que da origen a todo.
Entre las obras más importantes de este célebre filósofo alemán se encuentran: Destino del hombre, Sistema de la moral,  Lecciones sobre la esencia del sabio y Concepto de la teoría de la Ciencia. En todas ellas se da preponderancia al Yo, que construye la conciencia y relaciona nuestras ideas con sus objetivos.

EL RÍO AMAZONAS
            30 de enero de 1500, Vicente Yánez Pinzón, navegante español, hermano de Martín Alonso Pinzón, ambos compañeros de primera línea en la aventura inicial de Cristóbal Colón, descubrió la desembocadura del río más caudaloso del Atlántico.
            Luego de su primer viaje con el Misterioso Almirante, Vicente Yánez Pinzón  trabajó incansablemente hasta conseguir se le  otorgara licencia  para proseguir él por su propia cuenta los viajes colombinos del descubrimientos, los cuales continuó con cuatro carabelas tripuladas, en su mayoría, por parientes y amigos. Pinzón en ese viaje tuvo la suerte de ser el primer marino en cruzar la línea equinoccial. El 20 de enero de 1500 llegó a las costas del Brasil y recorriendo sus costas, descubrió el río más importante de América.
            El río Amazonas nace en la confluencia del Marañón con el Ucayalí, en territorio peruano y desciende a través de inmensas selvas tropicales, grandes regiones pantanosas, hasta mezclar sus aguas con las del Atlántico ecuatorial. Su primer explorador fue Francisco de Orellana quien le dio el nombre de Amazonas en memoria de las legendarias guerras griegas que le recordaron las mujeres armadas apostadas a sus márgenes, listas para atacar al invasor.
            El Amazonas es el tercer río del mundo. El primero y segundo lugares lo ocupa, el Misisipí y el Nilo, respectivamente. Su longitud es 6.200 Kilómetros, pero por su inmenso caudal es el primer río del Atlántico. Es navegable, en el Perú, 3.700 kilómetros  más allá de Iquitos. El río Amazonas vierte en el océano unos 200.000 metros cúbicos de agua por segundo, penetra la inmensidad salada más de 200 kilómetros, formando un mar dulce dentro de un mar salado. Recibe más de 500 afluentes y en sus aguas discurren más de 700 especies ictiofáunicas, entre las que se encuentran el piraruco o ballena del río, que pesa unos 200 kilogramos y constituye la especie fluvial mayor del mundo. Además hay enormes tortugas, caimanes y manatíes.
            En la época de invierno el nivel del río aumenta hasta 17 metros y a veces las aguas retroceden, aumentando las del Orinoco que riega a Venezuela. 

EL RÍO AMAZONAS
          30 de enero de 1500, Vicente Yánez Pinzón, navegante español, hermano de Martín Alonso Pinzón, ambos compañeros de primera línea en la aventura inicial de Cristóbal Colón, descubrió la desembocadura del río más caudaloso del Atlántico.
            Luego de su primer viaje con el Misterioso Almirante, Vicente Yánez Pinzón  trabajó incansablemente hasta conseguir se le  otorgara licencia  para proseguir él por su propia cuenta los viajes colombinos del descubrimientos, los cuales continuó con cuatro carabelas tripuladas, en su mayoría, por parientes y amigos. Pinzón en ese viaje tuvo la suerte de ser el primer marino en cruzar la línea equinoccial. El 20 de enero de 1500 llegó a las costas del Brasil y recorriendo sus costas, descubrió el río más importante de América.
            El río Amazonas nace en la confluencia del Marañón con el Ucayalí, en territorio peruano y desciende a través de inmensas selvas tropicales, grandes regiones pantanosas, hasta mezclar sus aguas con las del Atlántico ecuatorial. Su primer explorador fue Francisco de Orellana quien le dio el nombre de Amazonas en memoria de las legendarias guerras griegas que le recordaron las mujeres armadas apostadas a sus márgenes, listas para atacar al invasor.
            El Amazonas es el tercer río del mundo. El primero y segundo lugares lo ocupa, el Misisipí y el Nilo, respectivamente. Su longitud es 6.200 Kilómetros, pero por su inmenso caudal es el primer río del Atlántico. Es navegable, en el Perú, 3.700 kilómetros  más allá de Iquitos. El río Amazonas vierte en el océano unos 200.000 metros cúbicos de agua por segundo, penetra la inmensidad salada más de 200 kilómetros, formando un mar dulce dentro de un mar salado. Recibe más de 500 afluentes y en sus aguas discurren más de 700 especies ictiofáunicas, entre las que se encuentran el piraruco o ballena del río, que pesa unos 200 kilogramos y constituye la especie fluvial mayor del mundo. Además hay enormes tortugas, caimanes y manatíes.
            En la época de invierno el nivel del río aumenta hasta 17 metros y a veces las aguas retroceden, aumentando las del Orinoco que riega a Venezuela. (amerfer@cantv.net)

VIRGEN DE SAN MATEO
            31 de enero del año 1709, el legendario indio Tomás Purito tuvo su primer encuentro con la Virgen, justo cuando cortaba leña para la cocina en el patio de su choza.
“A medida que golpeaba el palo con el  hacha, el suelo se estremecía y se levantaba ligeramente la tierra. Lo atribuyó el indio a la fuerza con que golpeaba el palo, pero luego observó más detenidamente que la tierra iba levantándose hasta formar una prominencia, que se iba abriendo, dejando en su centro una mancha rara”.
 Asombrado ante lo que veía, el indio llamó a grandes voces a su mujer india también. Y ambos recogieron del suelo una diminuta imagen del tamaño de una moneda de dos bolívares. Era una virgen sentada sobre una media luna y sostenía en una de sus rodillas al Niño Jesús. Con gran cuidado la llevaron a los cuartuchos de la humilde choza y adornándola con flores silvestres, se postraron ante ella musitando oraciones.
            El hallazgo de los indios cundió a los pocos días por toda la aldea. La casa del indio se convirtió de la noche a la mañana en un tumulto de católicos y curiosos que entraba y salía, abismado ante la misteriosa virgen brotada de la tierra. Intervino el cura párroco de San Mateo, lugar del hallazgo, y la llevó a la iglesia. El indio al principio se opuso y finalmente aceptó porque el sacerdote le prometió que sería él su único guardián. La invocaron entonces con el nombre de “Nuestra Señora de Belén”. Pero sucedió algo más misterioso, la imagen de la Virgen comenzó a adquirir un tono dorado en lugar del oscuro que tenía. El padre lo interpretó como una señal divina, ordenó repique de campanas, se ofician misas y oraciones, el pueblo de San Mateo y todas las comunidades inmediatas acuden en masa al templo. Sobrevienen los milagros y la fama de la virgen cunde hasta que las autoridades eclesiásticas ordenan un estudio profundamente religioso de la situación y a los 29 años de su aparición la colocan en una custodia.
            En los tormentosos meses de abril y marzo de 1814 el libertador Simón Bolívar invocó su protección cuando las huestes del terrible José Tomás Boves sitiaban a San Mateo. La primera coronación de la Virgen de Belén, llamada coronación arquidiocesana, tuvo lugar en 1928. Quince mil personas concurrieron entonces al solemne acto eclesiástico. 37 años después que la coronación cardenalicia, la cual estuvo a cargo de su Eminencia el Cardenal Quintero.
            Muy venerada por la feligresía católica de San Mateo, Nuestra Señora de Belén, es una de las advocaciones de la Virgen María más conocidas en Venezuela, junto con la Virgen de Coromoto, Nuestra Señora del Valle y la Divina Pastora de Barquisimeto. (amerfer@cantv.net)



No hay comentarios:

Publicar un comentario