lunes, 2 de septiembre de 2013

LA RENDICIÓN DE JAPÓN

            El lanzamiento de las bombas atómicas sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, terminaron de debilitar al imperio de Hiro-Hito obligando a éste aceptar la rendición incondicional impuesta por las fuerzas aliadas de la II Guerra Mundial.
            La rendición formal se firmó a bordo del acorazado estadounidense Missouri, en la bahía de Tokio, el 2 de septiembre de 1945 y sobre la marcha, loa Aliados confiaron a  Estados Unidos la responsabilidad de mantener tropas de ocupación en las islas japonesas conquistadas y bajo rendición
            Así fue como Japón quedó despojado de su imperio. Mongolia interior, Dongbei Pingyuan (Manchuria), Taiwan y Hainan fueron devueltas a China.  La URSS, retuvo las islas Kuriles y Karafuto que invadió luego del lanzamiento de las bombas atómicas, y el control de Mongolia Exterior; Port Arthur y el Ferrocarril de Dongbei Pingyuan (Manchuria) del Sur se colocaron bajo el control conjunto de la URSS y China. Estados Unidos, bajo el fideicomiso de las Organización de las Naciones Unidas (ONU), ocupó todas las islas que habían sido antiguos mandatos japoneses del Pacífico Sur.
Douglas MacArthur fue nombrado comandante supremo de las tropas que ocupaban Japón. Representantes de China, la URSS y Gran Bretaña formaron el Consejo Aliado para Japón, con sede en Tokio, para asistir a MacArthur. De las cuestiones exteriores de la política de ocupación se pasó a ocupar la Comisión del Lejano Oriente, con sede en la ciudad de Washington, representada por Estados Unidos, Gran Bretaña, la Unión Soviética, Australia, Canadá, China, Francia, la India, los Países Bajos, Nueva Zelanda y Filipinas. Un cierto número de antiguos dirigentes japoneses fueron juzgados por crímenes de guerra y se estableció que los objetivos de la política de ocupación eran, básicamente, la democratización del gobierno japonés y el restablecimiento de una economía industrial de tiempo de paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario