miércoles, 11 de septiembre de 2013

Las Torres Gemelas

ESeptember 11 Photo Montage.jpgL 11 S
            Las torres gemelas del World Trade Center, las de  mayor altura conocidas y donde se hallaba concentrada gran parte del mercado financiero  estadounidense y del mundo, se desplomaron en la mañana del 11 de septiembre de 2001 como frágiles castillos de naipes, no obstante su fortaleza estructural, milagro de la más avanzada tecnología en el campo de la ingeniería moderna.
            Se desplomaron sepultando a más de tres mil almas, se derrumbaron, se desmoronaron a parir de su cúspide suicidamente impactada  por dos aeronaves infamemente tripuladas y repletas de pasajeros secuestrados, en la acción de terrorismo ideológico religioso más descomunal  vista jamás.
            También las torres estaban repletas de muchas lenguas, no obstante y sin ser de Babel, cayeron confundidas en un abismal y letal silencio de humo y consternación.          Increíble, pero allí está vívida la experiencia, al término de un calendario milenario, pululando el polvo de la ultimidad, como preaviso de los cataclismos que los profetas suelen imaginar en cada espacio transitorio de una centuria a otra.
            Pero los genios contemporáneos  de la prospección como Noam Chowsky y Francis Fakuyama son más objetivos con sus bolas de cristal ante el real panorama universal.  Para el primero, la gran potencia del mundo no está actuando como Dios manda  en la cancha de sus relaciones con países del tercer mundo, y para el segundo, se trata de un desafío ideológico a la democracia liberal de occidente por parte del islamismo, en el cual están comprometido hasta el extremo el llamado eje del mal (Irak, Iran y Corea del Norte) tan estrictamente representado por el misterioso y escurridizo  Osama bin Laden y Al Qaeda.
            Sea como fuere, dentro de la comprensión de la complejidad humana,  es resignadamente aceptable que caiga de vez en cuando alguna torre y no que se desplomen sobre la indefensa humanidad planetaria  las bombas infernales que se almacenan en el reino de Plutón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada