jueves, 15 de agosto de 2013

ASUNCIÓN DE LA VIRGEN MARÍA


Desde el siglo seis, el almanaque viene destacando en rojo el 15 de agosto, porque      es el día en que la Iglesia Católica celebra una fiesta solemnísima conmemorando la Asunción de la Virgen María en cuerpo y alma por una legión de ángeles.
Esa distinción color rojo significa que toda la feligresía católica debe recogerse espiritualmente ese día y elevar plegarias al cielo por el desbordante amor y la inmarcesible bondad de aquella doncella de la tribu de Judá y de la estirpe real de David, escogida entre todas las de su género para ser la madre del salvador de los hombres.
Cuenta la historia que María murió alrededor del año cuarenta y ocho de nuestra era y que fue sepultada al pie del Monte de los Olivos, de donde fue elevada a los cielos, por una legión de ángeles para reinar junto a Jesús. De allí se desprende el dogma de la Asunción, manifestación natural hecha tradición entre los católicos hasta el  año 1.950 cuando es proclamada artículo de fe por el Papa Pío XI.
La Asunción fue inicialmente conmemorada en el siglo VI como celebración de la Dormición de María y se convirtió más tarde en la fiesta de la Asunción, celebrada actualmente por las Iglesias Católica y Ortodoxa el 15 de agosto.
Innumerables son las representaciones e interpretaciones que sobre tan interesante tema han hecho las pinturas de Ticiano, que se encuentran en la Academia de Venecia y        la Catedral de Verona. La del  Pintor Pedro Pablo Rubens, que se halla en la Catedral de Amberes, la de Rafael, la de Andrea de Sarto y muchas otros.
Hoy, por tan augusto motivo, la Catedral de Ciudad Bolívar en la cual se halla entronizada la Virgen bajo la advocación de “Nuestra Señora de Las Nieves” se vera colmada de feligreses piadosos, orando  por la paz de Venezuela y también la del mundo seriamente amenazada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada