martes, 20 de agosto de 2013

EL FILÓSOFO BLAS PASCAL

Blaise Pascal Versailles.JPG

Víctima de fuertes convulsiones producidas por un cólico, a la una de la        madrugada del 19 de agosto de 1.662 y a la edad de 39 años y dos meses, dejó de existir  Blas Pascal,  físico,  matemático  y  filósofo francés.
El mundo de la ciencia lo recuerda hoy. También la Iglesia Cristiana, porque fue un católico consumado. Amó a Dios sobre todas las cosas haciendo votos de caridad y pobreza,  sus últimas palabras antes de morir fueron: “¡Qué Dios no me abandone jamás!”.
Nació Blas Pascal en Clermont (Francia) el 19 de junio de 1623 y desde muy pequeño dio señales de un extraordinario ingenio, por sus pequeñas salidas oportunas, pero más aún por las preguntas que hacía sobre la naturaleza de las cosas y que sorprendían a todo el mundo. Su padre Esteban Pascal lo inició en el estudio de las lenguas; pero él, por su cuenta, descubrió y aprendió todo sobre geometría, cuando apenas tenía 12 años de edad. Su padre que siempre había esquivado enseñarle matemáticas se quedó un día abismado cuando encontró a su hijo a escondidas resolviendo el teorema treinta y dos del primer libro de Euclídes. Y se echó a llorar ante la grandeza y potencia de aquel genio que sin luces de ninguna clase en este sentido, prácticamente había inventado las matemáticas.


A la edad de 16 años formuló una de los teoremas básicos de la geometría proyectiva y fue objeto de la atención de Descartes con su libro sobre las secciones cónicas. A los 18 años inventó una máquina calculadora e hizo importantes investigaciones sobre la teoría matemática de las probabilidades. Entre sus aportaciones a la ciencia sobresalen el llamado Principio de Pascal, relativo a la presión de los líquidos y su equilibrio, base de la prensa hidráulica, el ascensor hidráulico, las bombas de presión, etc. También fue Pascal uno de los más altos exponentes de las letras francesas. Sus obras: Cartas Provinciales, Pensamientos, Elocuencia y Estilo, se ofrecían en las principales librerías del  mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada