sábado, 15 de febrero de 2014

CONGRESO DE ANGOSTURA


           El 15 de febrero de 1819, se instaló en la ciudad de Angostura, hoy Ciudad Bolívar, el segundo Congreso Constituyente de Venezuela, mejor conocido como “Congreso de Angostura”.
  Ante ese Congreso, Simón Bolívar devolvió a los representantes del pueblo, la Jefatura Suprema de la cual se hallaba investido desde 1814 y planteó para la patria en guerra una auténtica organización política que despertara la confianza y la simpatía entre las naciones extranjeras dudosas de las ideas patriotas, y al mismo tiempo, para que esa organización política sirviera de punto sólido de apoyo a todas las campañas que proyectaba liderar para independizar a Venezuela y los países de América que posteriormente integraron la llamada Gran Colombia.
            En esa casona baja de siete ventanas que está frente a la Plaza Mayor de Ciudad Bolívar, se reunieron 29 diputados en representación de la Soberanía Nacional para recibir el Poder Supremo y deliberar sobre los destinos de un Nuevo Estado.
            “Dichoso el ciudadano que bajo el escudo de las armas de su mando ha convocado la Soberanía Nacional, para que ejerza su voluntad absoluta” Comenzó diciendo Bolívar en su mensaje al Congreso de Angostura para seguidamente entrar a analizar la situación de Venezuela, señalar el ejemplo de otros pueblos, exponer al Congreso consideraciones sobre la organización del país y someter a su discusión un proyecto de Constitución centralista y, por lo tanto, contrario  al de 1811..
Bolívar concluyó su discurso afirmando que “Venezuela es digna de un gobierno eminentemente popular, eminentemente justo, eminentemente moral, que encadene la opresión, la anarquía y la culpa, un gobierno que haga reinar la inocencia, la humanidad y la paz. Un gobierno que haga triunfar bajo el imperio de leyes inexorables, la igualdad y la libertad”.


            Más que un simple discurso político, el Mensaje de Bolívar al Congreso de Angostura, es la suma de su filosofía política y con él sepulta a sus enemigos e infiere un rudo golpe moral al poderío subyugante de España. Desde la Angostura del Orinoco  y apoyado por el Congreso, Bolívar partirá seguro hacia el logro de la Independencia de América. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada