lunes, 10 de febrero de 2014

EL FUNDADOR DE LA FILOSOFÍA MODERNA

Frans Hals - Portret van René Descartes.jpg
            El 10 de febrero de 1650, a la edad de 54 años, murió en Estocolmo el fundador de filosofía moderna, Renato Descartes.  Falleció fuera de su patria. Había nacido en la ciudad de La Haye, Francia, de una familia noble. Cuando acaeció su muerte atendía una invitación de la reina  Cristina de Suecia.
            Renato Descarte fue militar y estudió Derecho. Fue fundamentalmente educado por los jesuitas bajo la filosofía escolástica a la cual le declaró más tarde la guerra. “La verdad –decía Descartes– puede investigarse por la luz natural, que sin el auxilio de la religión ni de la filosofía  es capaz  de determinar lo que el hombre debe pensar en todos los casos que puedan presentárseles en la vida, y penetrar en los secretos de las ciencias más curiosas”.
            Descartes fue matemático y por la práctica de las ciencias puras adquirió el rigor de espíritu, la confianza en la razón y la necesidad de claridad y evidencia que constituyen los principios de su reforma filosófica. Su método, denominado cartesianismo, se resume en la frase  siguiente: “Para llegar a la verdad es preciso en un momento dado desembarazarse de todas las opiniones recibidas, y reconstruir desde los cimientos”.
            La filosofía de Descartes constituye el punto de partida del pensar filosófico moderno y está movida por el afán de hallar un método que haga posible el llegar a certidumbres filosóficas de tanta claridad y evidencia como las verdades matemáticas. “Si dudo, pienso, luego existo”. Dice el filósofo en sus meditaciones profundas, elevándose de la certidumbre de su existencia al conocimiento del alma y de Dios. La idea de perfección e infinito no puede venir del hombre mismo que es un ser limitado, tampoco del mundo exterior, sólo puede venir de Dios, afirma Descartes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada