martes, 11 de febrero de 2014

GUADALAJARA

Catedral de Guadalajara
El 11 de febrero de 1524, el  español Cristóbal de Oñate fundó en México la ciudad de Espíritu Santo que más tarde trasladó al sitio que hoy ocupa con el nombre de Guadalajara. Seguramente en honor y memoria de la provincia española de donde era oriundo al igual que su hijo Juan de Oñate, primer gobernador de Nuevo México y fundador de San Juan.
Guadalajara, tan recordada en los alegres corridos mexicanos, es la capital del Estado de Jalisco, al sur-oeste de la Sierra madre Occidental. Pintoresca ciudad de clima agradable que le proporciona su ubicación a 1.500 metros de altura sobre el nivel del mar. Su población supera los quinientos mil habitantes y es conocida con el nombre de Perla de Occidente.
El aspecto de la ciudad es simplemente hermoso; con sus calles amplias y muy bien trazadas dominadas por imponentes edificios entre los que sobresalen por su bello estilo churrigueresco, la Catedral y el Palacio de Gobierno. El Convento de Santa Mónica, de admirable estilo plateresco; el Hospicio y el Teatro Degollado. Guadalajara es sede de la popular Universidad de su nombre y de importantes instituciones científicas, artísticas y literarias.
Pero por sobre todo es centro de primerísima importancia industrial, comercial y financiera. Sus comunicaciones son de categoría y cuenta en su perímetro con grandes establecimientos fabriles.


Guadalajara junto con ciudad Guzmán, Tlaquepaque, Ocotlán, Tepatitlán, La Barca, Ameca, lagos de Moreno, Autlán Atotonilco y Sayula, forman demográficamente  el Estado de Jalisco, del cual dice la historia que fue ocupado en épocas prehispánicas por los indios toltecas y posteriormente por los chichimecas y nahualtlacas. Fue en 1522 cuando penetraron en Jalisco las primeras expediciones españolas.  Formó parte del reino de Nueva Galicia y consumada la independencia de México, fue erigido en Estado de la Federación. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada