martes, 7 de enero de 2014

BERNADETTE SOUBIROUS


            Bernadette Sibourus, niña que presenció en una gruta dieciocho apariciones de la Virgen María, nació el 7 de enero de 1844, en el departamento de los Altos Pirineos, ciudad  francesa de Lourdes. Era hija de un humilde matrimonio de molineros de esa población y a la edad de catorce años, cuenta la historia, se la apareció la Virgen María en una gruta del paraje llamado Masabielle, a orillas del río Gave.
            Este hecho ocurrió durante 18 oportunidades en el mes de febrero de 1858 y cuenta la joven Bernardita que en cada aparición la Virgen le encargaba dijese a los pobladores, que para la época alcanzaban a la cifra de cuatro mil, que deseaba la erección de una capilla en el lugar.
            En una de sus visitas periódicas a la gruta de la sagrada aparición, Bernardita vio que de la cueva brotaba un agua cristalina y, enterados los pobladores de tal hecho, comenzó a utilizar el líquido en sus afecciones atribuyéndole propiedades milagrosas. La noticia se propago y multitudes de peregrinos comenzaron a acudir al lugar en busca de cura para sus dolores.
            Ocho años más tarde, Bernardita ingresó en la institución de las Hermanas de  la Caridad de Nieves y luego de largos estudios, la Iglesia reconoció la  veracidad de las afirmaciones de la niña y el carácter milagroso de algunas curaciones producidas en la gruta.


            Autoridades eclesiásticas y franceses, luego el Vaticano, aprobaron las declaraciones de Bernardita y convirtieron la gruta de la aparición en un gran santuario en el que colocaron la imagen de la Virgen bajo la advocación de Nuestra Señora de Lourdes. Poco después, millares de peregrinos de todas partes afluían al sitio e innumerables enfermos daban testimonio de su curación al llegar ante la imagen de Nuestra Señora de Lourdes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario