martes, 21 de enero de 2014

LORD BYRON.

Lord Byron in Albanian dress.jpg
             22 de Enero de 1788, nació en la ciudad de Londres, el famoso poeta inglés que dio su vida por la libertad de Grecia, George Gordon Byron.
            Byron cojeaba del pie derecho a causa de la parálisis infantil; no obstante era un excelente nadador. Muchos años durante su época de estudiante solía ir diariamente al cementerio para soñar acostado sobre una losa que hoy es conocida con el nombre de “Tumba de Byron”.
            En 1807, a la edad de 19 años, publicó su primer volumen de poesías: “Horas de Ocio”, duramente criticado por una revista de Edimburgo a la que el poeta replicó con su famosa sátira “Poetas ingleses y críticos escoceses”, obra maestra de ingenio mordaz. En 1809, Byron tomó asiento en la Cámara de los Lores, viajó largo tiempo por el Mediterráneo y publicó “Peregrinaciones de Childe Harold”  de cuya obra vendió cinco ediciones  en menos de un año. Lord Byron se convirtió en el ídolo de la sociedad de Londres con esta obra y su prestigio se consolidó con las publicaciones “La desposada de Abidos” y “El corsario y Lara”. En 1815, Lord Byron se casa con Annabella  Milbanke, pero poco después del nacimiento de una hija, en 1816, el poeta se separa de su esposa y abandona Inglaterra. Se dirige a Italia y allá traba estrecha amistad con Percy Shelley, poeta inglés a quién su patria le cerrara sus puertas y quién pareció ahogado costeando el litoral etrusco en un barquichuelo entre el puerto del Ligurio y Vía Reggia. En Italia escribió varias “La Profesía de Dante”, “Marino Faliero”, “Caín y la Isla”. En 1824 abrazó la causa por la libertad de Grecia.
            A lo largo de su tormentosa vida, Byron se mantuvo siempre fiel a su vocación de poeta y a pesar de sus pasiones supo, en lo que a su carrera literaria se refería, disciplinarse y evitar la dispersión. Si en su vida sus deseos eran más fuertes que su voluntad, en el arte consiguió adaptarse a una economía del genio que no estaba muy lejos de la de Goethe. En su romántica figura, el revolucionario se entrevera de gran señor. Byron tuvo tantos defectos como grandes cualidades. Era valiente y a menudo bondadoso. Odió la tiranía y dio su vida por la libertad de un país oprimido.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada