domingo, 19 de enero de 2014

EDGARD ALLAN POE

          
Edgar Allan Poe portrait B.jpg
            Edgard Allan Poe nació el 19 de enero de 1809, en Boston,  Estados Unidos, en el seno de una familia modesta ligada a la actividad teatral.
Quedó huérfano a los cinco años de edad y a cargo de un rico comerciante que le procuró adecuados estudios y el cual abandonó, escapándose de la casa en una de esas extrañas reacciones que emergían de su carácter indómito y taciturno.
            Después de esta huida, sin dinero, sin estar especializado en oficio alguno, con sólo el acervo de su cultura a espaldas, se encara con la vida de un país donde para sobrevivir es preciso ser duro y sentirse aventurero. Compite en un concurso literario y por primera vez, un escritor consigue dos premios que lo prestigian para lograr empleo en un periódico.
A los 25 años contrae matrimonio con la joven de 14 años, Virginia  Glemm, con quien comparte su amor entrañable y su estrechez económica. Más tarde ella enferma de tuberculosis y muere. Poe se vuelve melancólico, errabundo indiferente, llegó a decirse de él que nunca sonreía. En esta época de su vida su cuerpo acusa fuertes taras: vagabundo, borracho, solitario, apenas sociable.  Su vida es una lucha continua entre el idealismo de sus sueños, de un patetismo misterioso, y el materialismo que lo rodea. Se vio obligado a vender, a precios  indecorosos, los productos de su mágica fantasía. “El Cuervo” traducido por el cumanés Pérez Bonalde, poema cien veces inmortal, fue cedido a  un editor por cinco dólares.  Los últimos días de Poe fueron oscuros y extraños y su muerte tiene algo de misteriosa.
            De sus obras recordamos: El doble crimen de la calle Morgue, El  Misterio de Marie Roget, La carta robada, El escarabajo de oro, El cuervo y las campanas. De Poe se ha dicho que era dueño de un alma tan vieja como el mundo. Baudelaire, Rimbaud y Gautier bebieron largamente en la métrica y la teoría literaria de Poe y sus extraños cuentos influyeron en toda una generación de artistas europeos.

           

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada