martes, 28 de enero de 2014

TEOFILO FICHTE

Juan Teófilo Fichte
29 de enero de 1814, a la edad de 52 años, murió el célebre filósofo alemán, Juan Teófilo Fichte, jefe de la escuela idealista trascendental de gran influencia en su época. Fichte fue gran amigo de Inmanuel Kant, filósofo como él y autor de “Crítica de la razón pura”. Esa amistad hizo en gran parte posible la publicación de su primera obra: “Ensayo de una crítica de toda revelación” que tuvo gran éxito.
Fichte estudió y fue profesor de la Universidad de Jena, de donde fue expulsado acusado de ateísmo.  Marchó luego a Berlín este pensador, ardiente partidario de la Revolución Francesa, pero que creía y sostenía que las reformas, aún las más necesarias, no deben implantarse jamás a costa de la justicia y de la humanidad.
En Berlín, durante las guerras napoleónicas, Fichte alentó y predicó la resistencia con sus famosos “Discursos a la nación alemana” en los que defiende la idea según la cual la libertad de su país (Alemania) debe fundarse en la más elevada moral y en un cambio radical de la enseñanza.
Juan Teófilo Fichte, como Hégel, Schelling, Schopenhauer y otros, está considerado cono kantiano que acepta los principios generales de la crítica como punto de partida para ulteriores desarrollados. Fichte trata de superar la incognoscibilidad de la cosa en sí y sostiene que lo que parecía simplemente dado es algo puesto por un absoluto, el Yo, como oposición a si mismo frente a la cual efectúa su constante y continua realización. Más allá del Yo, Fichte encuentra, en sus últimas elaboraciones, un absoluto trascendente que da origen a todo.
Entre las obras más importantes de este célebre filósofo alemán se encuentran: Destino del hombre, Sistema de la moral,  Lecciones sobre la esencia del sabio y Concepto de la teoría de la Ciencia. En todas ellas se da preponderancia al Yo, que construye la conciencia y relaciona nuestras ideas con sus objetivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada