domingo, 1 de junio de 2014

LA EDUCACION PROGRESIVA

John Dewey murió en Norteamérica, su tierra natal, el primero de junio de 1952, a la edad de 93 años. Lo recordamos en el día aniversario de su muerte, porque está señalado como una de las inteligencias conspicuas  de su país en el campo de la pedagogía.
 Exacto es que la educación norteamericana ha sido modelada por las manos de una larga lista de pedagogos, pero en ella sobresale con brillo muy particular el filósofo, ensayista y pedagogo John Dewey. Su figura, si no más elevada, al menos debe equipararse a la de Horace Mann, abogado de Nueva Inglaterra, convertido en educador y quien trazó algunos de los principales conceptos que constituye el fundamento de las escuelas y la enseñanza en los Estados Unidos de América.
Dewey, en sus estudios y reflexiones sobre los problemas de la educación y la democracia, sostiene que en la experiencia se halla la base de nuestro pensamiento y  acción y enseña que la democracia es una forma de vida antes que un sistema político, y que la educación debe tender a desarrollar la personalidad y el espíritu de cooperación, base de la vida democrática. Afirma que el proceso educativo es de crecimiento continuo y en uno de sus libros traducidos a muchos idiomas, dice: “la vida de los niños, la de los adolescentes y la de los adultos se encuentra en el mismo nivel educativo, ya que lo que se pretende realmente en todas y cada una de las etapas de la experiencia constituye lo valioso de esa experiencia, pues la principal razón de la vida es en todo momento lograr que los que viven contribuyan al enriquecimiento del significado perceptible de la vida misma (…) El gobierno, el comercio, las artes, la religión y todas las demás instituciones sociales tienen un significado, un propósito. Su fin es liberar y desarrollar la capacidad de los seres humanos, sin distinción de raza, sexo, clase social o situación económica. Y esto equivale a decir que la prueba del valor de esas instituciones es el grado en que educan a cada individuo, hasta permitirle alcanzar el máximo de responsabilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada