lunes, 12 de mayo de 2014

EL PESO FUERTE


Potosi Real.jpg

            El 13 de mayo de 1834, bajo el gobierno de José Antonio Páez, se decretó una ley monetaria y admitió como unidad el peso fuerte; se admitió también la onza de oro española, la macuquina  y las monedas de los países vecinos  que fuesen semejantes a las españolas en peso y ley.
            Se aceptó, además, la circulación legal del dólar norteamericano, el franco    francés, el chelín inglés y los pesos portugués y del Brasil, lo cual constituyó   una verdadera innovación en el tradicional sistema monetario del país que por   más de dos siglos había realizado sus transacciones en  pesos sencillos de ocho reales.
            El curso legal de la moneda extranjera comenzó a desaparecer bajo la presidencia de Antonio Guzmán Blanco, quien dio el paso definitivo en cuanto a la creación y consolidación del régimen monetario venezolano, al establecer (mayo de 1871) como unidad monetaria al venezolano de plata con peso de 25 gramos y ley 900 equivalente a cinco bolívares.
            Por decreto del 31 de marzo de 1879, Guzmán Blanco creó el bolívar de plata como unidad monetaria de Venezuela.  Por el mismo decreto prohibió la circulación de las monedas extranjeras e inmediatamente autorizó la acuñación de cinco millones de bolívares así: en piezas de oro de Bs. 20; fuertes de 5 bolívares equivalentes al antiguo venezolano de plata;   monedas menores de 1 y 2 bolívares; de  0,50 (real), 0,25 (medio o mariquita) y 12 y medio (la locha) y cinco céntimos (el centavo).
            El uso de papel moneda comenzó a generalizarse a partir de 1876 con la fundación del primer Banco de Caracas, seguido después del Banco de Maracaibo, el Banco Comercial y el Banco de Venezuela.  En 1886 quedó inaugurada la Casa de la Moneda que se inició acuñando la moneda de 100 bolívares oro, llamada popularmente morocota o pachano, en alusión al primer director de la Casa de la Moneda, general Jacinto Regino Pachano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada