viernes, 9 de mayo de 2014

MUERTE DE PAUL GAUGUIN

Paul Gauguin 111.jpg

            El hombre para ser recordado y vivido como ejemplo, tiene que haber legado lo más puro de su obra y jalonado en el almanaque momentos importantes de su existencia. Por eso,  toca hoy la puerta de nuestra memoria un visitante ausente hace tanto tiempo.  Nos referimos a Paúl Gauguin, a quien imaginamos en su lecho de muerte, en la isla Dominica perdida en el océano. Ahí  había llegado el pobre desde 1895 cuando se alejó definitivamente de Europa después de haber sido agente de bolsa, abandonado de su esposa e hijos. Murió el 9 de mayo de 1903, solo, enfermo y sin dinero, a la edad de 55 años.¿Pero quién era, Paúl Gauguin?  Sencillamente un pintor, cuya fama cundió por el mundo después de su muerte.  Mientras Gauguin vivió,  su obra alcanzó poco éxito.  Había nacido en Paris.  Era hijo de un periodista, pero parte de su infancia transcurrió en Lima, capital de Perú.  Gauguin fue allí porque la escritora socialista, gran feminista, Flora Tristán era su abuela, pero pronto habría de volver a Paris par colocarse en un establecimiento bancario donde le vino la idea de pintar en sus ratos de ocio.  Estimulando por el artista Camille Pissarro, practicó este arte a fondo y expuso junto con el pintor impresionista sin mayor éxito.Pero el impresionismo de Gauguin no era el tal de la época. En su pintura había los trazos fieles de la emoción vivida durante la contemplación del objeto, que vino a ser después la definición del post-impresionismo.



Entre las obras más importantes de Paúl Gauguin se cuentan  “Mujeres tahitianas en la playa”, “El Caballo Blanco”,  y la que es quizás su obra maestra  “¿De dónde Venimos?  ¿Qué somos?,  ¿A donde vamos?” realizada poco antes de un intento de suicidio o recordando tal vez el día en que Vicent van Gogh trató de matarlo. La obra postimpresionista de este pintor francés es considerada como el punto de partida del fauvismo y el expresionismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada