miércoles, 28 de mayo de 2014

MUERTE DE ROBERTO KOCH


RobertKoch.jpg

La República de Alemania y el mundo de la medicina rinden honores a la memoria del científico  Roberto Koch (28/05/1910) , por su  estupendo aporte  en la búsqueda de la causa de la tuberculosis pulmonar. Roberto Koch murió a la edad de 67 años después de haber dedicado toda su vida a profundos estudios e investigaciones que culminaron con el aislamiento del bacilo de ántrax, el descubrimiento del bacilo de la tuberculosis que lleva su nombre, la identificación del germen del cólera asiático e importantes descubrimientos en torno a las infecciones de la sangre entre los enfermos de encefalitis letárgica.
Roberto Koch nació en Alemania el 11 de diciembre de 1843, estudió medicina en Gotingen y ejerció como profesor de la Universidad de Berlín. Su descubrimiento más importante es sin duda el del bacilo de Koch causante de la tubercolusis, enfermedad contagiosa muy extendida en el mundo, conocida también con los nombres de plaga blanca, tisis y consunción.
La tuberculosis hizo estragos durante la época antigua y fue combatida entonces con purgante de eléboro, leche de vaca, de burra o de cabra, cruda o cocida. En nuestros días se ha logrado detenerla gracias a los antibióticos y mediante el auxilio de los rayos X y con la prevención de la vacuna BGG aplicada al niño en los primeros días, por vía bucal.
Hay otras formas de tuberculosis que ataca al ganado vacuno y las aves.                 Esta enfermedad, terriblemente contagiosa suele trasmitirse a través de la leche infectada, mal hervida y mediante la contaminación del aire por los golpes de tos o expectorantes de los enfermos. Adquiere dos formas: la aguda que empieza repentinamente con escalofríos, fiebre alta, pulso rápido, dolor en el pecho, tos, esputos manchados de sangre; y la crónica que se inicia con lentitud, cansancio, falta de apetito, tos y fiebre de pronostico grave al caer la tarde.  Para comprobarla es menester la radiografía y la tuberculina.  El tratamiento de la enfermedad en su primera fase dura entre seis meses y dos años.
El bacteriólogo Roberto Koch, también era aficionado a la arqueología y antropología, obtuvo en 1905 el Premio Nobel de Fisiología y Medicina.  Murió el 27 de mayo de 1910 en el balneario alemán  de  Baden Baden.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada