lunes, 2 de diciembre de 2013

LA DOCTRINA MONROE

             James Monroe  ejerció la presidencia de los Estados Unidos durante dos períodos seguidos, desde 1817 hasta 1825, cuando   fue sustituido por John Adans. Se rodeó siempre por las personalidades más brillantes de su país y se preocupó en su primer gobierno por fortalecer el sistema norteamericano y por suscribir acuerdos con las potencias europeas. Durante su segundo período presidencial, específicamente el 2 de diciembre de 1823,  anunció la doctrina que lo ha hecho celebre.
             James Monroe dirigió un mensaje al Congreso de su patria exponiendo cual debe ser la actitud de los Estados Unidos en lo que se refiere a la política de las naciones americanas. El documento proclamó tres principios: no colonización; no intervención, y no extensión  del sistema política europeo.
             El primero afirma que las potencias europeas no tienen derecho de intervenir en los asuntos internos de los Estados Americanos .El segundo expresa que toda intervención de esta clase será  considerada como una amenaza hostil y un peligro para los dichos Estados.  El tercero señala que la fundación de colonias en América es inadmisible, por hallarse ya repartido todo el continente americano entre Estados civilizados.
               Uno de los motivos que obligaron al Presidente norteamericano a presentar este documento ante el Congreso de su país era que las potencias llamadas de la Santa Alianza, integrada por Rusia, Austria, Prusia y Francia, se habían comprometido a poner término a los gobiernos representativos y estaban apoyando a Fernando VII de España en su tentativa de reconquistar las perdidas colonias de América. Para la época la doctrina fue acogida con agrado en la América  Latina porque tenía un valor práctico, pero la misma sufrió un sesgo durante la presidencia de Teodoro Roosevelt al ser utilizada  para interferir en los asuntos internos de las Repúblicas Dominicana, Nicaragua y Haití.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada