viernes, 11 de abril de 2014

BATALLA DE SAN FÉLIX



            “Tras de la noche pavorosa en que sumida en onda pesadumbre permanece la desolada Barcelona, torna a lucir el sol que ha de alumbrar para la patria una de las victorias más brillantes y trascendentales. La guerra como el mar, tienen olas que sepultan y olas que levantan. Casi al propio tiempo que en  las orillas del Neverí sucumben nuestras armas. Piar se cubre de gloria en la riberas del Orinoco”. Así comienza en “Venezuela heroica”, Eduardo Blanco, la narración de aquella batalla que dio nuevos bríos a nuestros pueblos para continuar la lucha cruenta y larga que apuntaba hacia la emancipación de la Venezuela colonizada desde los tiempos de Colón.
            Piar, guerrero de mar y tierra, abandonó el oriente y se atrincheró en el Sur, en el propio corazón de Guayana, secularmente dominaba por la corona real hispana, y lo que en otros tiempos no pudo ser, él con sus soldados bien curtidos lo hizo posible con una estrategia costosa pero distinta y efectiva.
            Angostura era inexpugnable porque las baterías dominaban desde la cumbre y cuestas de los cerros, de manera que Piar elaboró una operación envolvente desde las Misiones del Caroní que tenía su nudo gordiano en san Félix, pero como Alejandro Magno a la atadura de Gordias,  lo  cortó de un solo  tajo  con  su  espada  en  una  acción  rápida  y
decidida.


            Desde entonces, 11 de abril de 1817, fue posible conquistar las alturas y expulsar a quienes se resistían valientemente arriar los pendones de Castilla. Guayana fue libre gracias al talento, terquedad y fundamentalmente, a la desobediencia del general en Jefe Manuel Piar. Bolívar había llamado reiteradamente a Piar para que abandonara Guayana y convergiera en el plan de un gran ejército en la plaza de Barcelona para desde allí emprender campaña militar hacia el centro a fin de asentar los poderes de la República en Caracas. Piar se negó rotundamente y su desobediencia dio un vuelco a la estrategia militar de Bolívar. Nunca un acto de indisciplina militar resultó tan útil. Sin embargo, a la postre, Piar debió pagar todas sus faltas en el paredón. Pero valió la pena el sacrificio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada