martes, 1 de abril de 2014

EL FUNDADOR DE EL UNIVERSAL

            Andrés Mata, quien fundo el diario El Universal, el primero de abril de 1909, vivió un tiempo en Ciudad Bolívar en llave intelectual con el polémico escritor colombiano José María Vargas Vila y el poeta guayanés Armando Barazarte.
            Vargas Vila conoció y entabló amistad con el poeta Andrés Mata, quien venía de su tierra Carúpano, donde había estudiado la primaria y dirigía un periódico llamado                  La Avispa. Ambos fueron huéspedes del rector José Lorenzo Mendible, quien los alojó en el Colegio Federal de Guayana, el mismo inmueble que sirvió de asiento del Congreso de Angostura. Allí Vargas Vila terminó de escribir su primera novela Aura o las violetas que mandó a publicar ese mismo año de 1887 en Cúcuta. Allí también Vargas Vila, Andrés Mata y Barazarte redactaron “Cabos sueltos del Orinoco” semanario que editaban en una imprenta de la calle Venezuela, frente a la antigua Farmacia El Aguila.
            Luego, (1888) ambos escritores dejan el Orinoco y se domicilian en Caracas. Aquí Vargas Vila se encontró con sus paisanos, también desfundó el periódico Los Refractarios, para atacar “la dictadura clerical de Nuñez”. Arrieta morirá diez años después. Entonces Vargas Vila hará un viaje expreso des Europa  a Caracas para asistir a la agonía y muerte de uno de los últimos notables radicales de su país.
            España será desde entonces base definitiva de Vargas Vila, sin dejar de viajar, por necesidad o aburrimiento, ya a París como a Roma, Málaga o Nueva York. En 1909 (primero de abril) cuando Andrés Mata, funda, junto con Andrés Jorge Vigas, el diario caraqueño El Universal, del cual fue director, Vargas Vila se hallaba en Madrid escribiendo


la conquista Bizancio, por cuyos dos primeros capítulos pidió dinero adelantando, pues ya había consumido cuanto hasta ese momento había cobrado por concepto de sus libros Flor de Fango, Ibis y Alba Roja, best seller, para la época. Gastaba demasiado Vargas Vila y esto llevó a uno de sus editores a decir irónicamente que todo lo gastaba en chalecos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada