jueves, 3 de abril de 2014

JOHANNES BRAHMS


JohannesBrahms.jpg
          El 3 de abril de 1897, murió el famoso músico alemán, Johannes Brahms,  a la edad de 64 años, en la ciudad de Viena, centro de sus grandes luchas y triunfos. Los restos del ilustre compositor descansan junto de los de Beethoven, sólo falta Bach para formar la trilogía que la posteridad ha denominado como “las tres B”.
          Brahms nació en Hamburgo, en el seno de una familia humilde y bajo la dirección de su padre aprendió los rudimentos de la música. A la edad de 14 años ofreció su primer concierto de piano y a los 20 inició una gira artística por Europa.
El genial y desdichado Roberto Schumann, en un súbito impulso de su corazón generoso, escribió un entusiasta artículo en el  que anunciaba el advenimiento de un “Nuevo Mesías de la música”. También su esposa Clara, días después de haber conocido a Brahms, escribió en su diario: “Este mes (septiembre de 1853) nos ha traido la presencia de una persona maravillosa, Brahms, un compositor hamburgués de 20 años de edad. He aquí nuevamente uno de esos seres que parecen enviados directamente por Dios. Nos tocó sonatas, scherzos, etc., de su creación, que mostraba si lugar a dudas su exhuberancia imaginativa,  profundidad  de  sentimiento  y  dominio  de  la  forma.  Dice  Robert  que  no
encontró nada que indicarle acerca de suprimir excesos o suplir defectos. Conmueve realmente verlo sentado al piano, con ese interesantísimo rostro juvenil que se trasfigura cuando toca, y esas manos bellísimas que superan las más grandes dificultades con perfecta docilidad. Ha estudiado con Marsen en Hamburgo; pero la única explicación posible de la maestría con que toco para nosotros es que el buen Dios lo ha enviado a este mundo ya sabiendo”.


            Brahms elaboró su primera Sinfonía en Viena, centro de cultura musical europea. Su obra, equilibrada y cerebral, encierra innegables riquezas melódicas y armónicas, a pesar de la frialdad aparente. Las obras de Brahms muestran a un gran talento musical de estilo beethoveniano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada