martes, 15 de julio de 2014

ABOLIDA LA INQUISICIÓN EN ESPAÑA


15 de julio de 1834. Quedó abolida definitivamente la Inquisición en la madre República de España. Fue durante la guerra carlista y bajo el reinado de María Cristina de Borbón, cuarta mujer de Fernando VII.
La Inquisición” era un Tribunal eclesiástico establecido para reprimir los casos de herejías, es decir, los delitos que atentaban contra la unidad de la fe cristiana. Específicamente, este Tribunal se encargaba de averiguar sobre las creencias personales, partiendo de simples sospechas o denuncias, y por las que el acusado no tenía derecho alguno a defensa. Para  confesar, los inquisidores de la fe podían someterlo a insoportables tormentos que variaban desde el ayuno absoluto por varios días hasta el aplastamiento de los dedos en un torno y la ingestión de agua en grandes cantidades. Quienes se confesaban herejes eran condenados a prisión perpetua,  a prisión temporal si se arrepentía  y a perecer quemado vivo en la hoguera si era reincidente.
La Inquisición que también existió en Francia, Italia y Alemania, llegó a España importada de Francia en tiempos de Jaime Primero y se extendió a algunos lugares de América, entre ellos, Venezuela.
Uno de los casos de inquisición habidos en Venezuela ocurrió en junio de 1658 contra el Padre Juan Rivas, cura de Margarita.  Contra el sacerdote hubo la denuncia de haber aceptado la invitación del capitán de un barco inglés para celebrar la pascua ocho días después de la nuestra.  El sacerdote fue procesado, pero absuelto más tarde en Cartagena al probar su inocencia.
A partir de 1834,  año en que España declara su abolición, se inicia el debilitamiento de esta condenable práctica medieval hasta quedar radicalmente modificada en lo que  se conoce como “El Santo Oficio”, congregación de la Curia romana cuyo objeto consiste en combatir la literatura perniciosa que atente contra la moral o dogmas de la iglesia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada