martes, 22 de julio de 2014

UN VIRREY EJEMPLAR

Antonio de Mendoza y Pacheco
Antonio de Mendoza,  estadista notable que perteneció a una de las familias más nobles de España, nació el 22 de julio de 1492 y a la edad de 43 años fue designado por el Monarca Carlos I  para encargarse del Virreinato de la Nueva España (México) en sustitución de los Jueces de Residencias que gobernaban el imperio Azteca en virtud de las acusaciones que ante el Rey cursaban contra el conquistador Hernán Cortés.
Este flamante Virrey gobernó a la Nueva España durante 15 años de la manera más ejemplar, lo mismo que lo hiciera posteriormente el virrey Luis Velasco. Durante los primeros tiempos de este Virreinato se procedió a la consolidación de la Conquista, del trabajo de exploración, colonización, organización de los vastos territorios y transferencia de la religión, las artes, industrias, los elementos administrativos y las instituciones jurídicas y culturales del viejo mundo.
Durante la gestión del virrey  Antonio Mendoza  se estableció la primera imprenta en México, primera de América, siendo sus operadores Esteban Martín y Juan Pablo, a los que cupo el honor de ser los primeros impresores del Nuevo Continente. El primer libro publicado en esa prensa fue el de San Juan Clímaco titulado “Escala Espiritual para llegar al cielo”.
Durante el virreinato de Mendoza en México se establecieron también los primeros centros educacionales y el Virrey hizo poderosas gestiones en pro de la Universidad que cristalizaron posteriormente bajo el periódo del virrey Velasco. Asimismo crea la Casa de la Moneda, fomentó la ganadería, la agricultura y la minería. Fundó la ciudad de Valladolid, hoy Morelia, y organizó grandes expediciones terrestres y marítimas que extendieron los dominios de  España. Figura como  decidido defensor de los indios, a quienes protegió contra las exacciones de los encomenderos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada