martes, 29 de julio de 2014

TERREMOTO SACUDE A CARACAS

Un sábado, a las ocho y cinco minutos de la noche, del 29 de julio de 1967,   Caracas, la capital de la República, fue azotada por un terremoto, el mayor sufrido en el siglo veinte. El movimiento sísmico de seis grados de intensidad tuvo su epicentro en la propia falla caraqueña conocida con el nombre de “Zona Sísmica Exterior Norte”, la cual se extiende de unos 10 a 20 kilómetros fuera de la costa, entre Arrecifes y Naiguatá.  A esta misma falla se le atribuyen los terremotos caraqueños de 1812 y 1900, los cuales causaron tantos estragos como el del 67.
Se estima que a consecuencia del violento sismo perecieron más de 250 personas, 2.000 resultaron heridas y las pérdidas materiales calculadas en quinientos millones de bolívares.
El sismo duró treinta y cinco segundos y fue seguido de otros menos intensos que contribuyeron a colmar de pavor a la gente que estuvo durmiendo por varios días en las calles, plazas y avenidas. Varios edificios de gran altura se desplomaron en Caracas y el Litoral y entre sus escombros quedaron sepultadas familias enteras.


“El primer terremoto de Caracas de que se tiene noticias, acaeció el 11 de junio de 1641, a las nueve de la mañana, arrasó la Catedral, los conventos principales y causó 200 muertos, cifra elevadísima en relación con la población de la ciudad en aquel entonces.             El segundo ocurrió el Jueves Santo de 1812 que por poco destruye junto con Caracas a la naciente República, pero que sirvió para probar el temple heroico de un caraqueño llamado Simón Bolívar. El tercero,  se registró  el 29 de octubre de 1900, y  alcanzó menores proporciones que los otros, no obstante que logró hacer perder el control de sus nervios al dictador Cipriano Castro, tirándose de un balcón. El 29 de julio de 1967 fue el cuarto, violento, demoledor, luctuoso difícil de olvidar, sobremanera porque ocurrió cuando la bella Caracas cumplía cuatrocientos años de su nacimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada