viernes, 11 de julio de 2014

EL GEÓGRAFO AGUSTIN CODAZZI


            El 11 de julio de 1793 nació en Lugo, Italia, el geógrafo, explorador y militar Agustín Codazzi, quien llegó por primera vez a Venezuela en 1827, acompañando al Libertador, y se quedó para siempre.
            Tenía 34 años de edad y desde su juventud hasta entonces  había hecho casi nada trascendente, no obstante acumular una experiencia militar como efectivo en los ejércitos de Napoleón Bonaparte  Es José Antonio Páez o seguramente sus asesores, quien se da cuenta de los conocimientos aprovechables de Codazzi y le encomienda lo que seguramente es su gran obra: el levantamiento completo de un mapa de Venezuela.
            Antes Codazzi había estado en Maracaibo –fue su primer cargo- como Comandante de Artillería, ocasión durante la cual levantó un mapa del Estado Zulia que le sirvió de base.  Para 1939, tiene su trabajo concluido después de rigurosos estudios y exploraciones de campo por importantes regiones venezolanas, siempre con la colaboración de los historiadores Rafael María Baralt, Ramón Díaz y del dibujante Carmelo Fernández, quienes finalmente lo acompañan a Paris para la edición de la obra.
            En 1840 sale a la luz su trabajo con el nombre de “Atlas físico y político de la República de Venezuela”, impreso en los talleres litográficos de Thierry Fréres.  Primero que en Venezuela son los círculos científicos parisinos los que tienen la fortuna de apreciar y encomiar el trabajo de Codazzi.  Un ejemplar llega a manos de Alejandro de Humboldt, quien le sugiere a Codazzi la idea de fundar una colonia de inmigrantes germanos en Venezuela.
            Al regresar, Codazzi logra convencer al Presidente José Antonio Páez y al Congreso Nacional sobre la factibilidad de una ley creando lo que hoy conocemos como la Colonia Tovar, sobre  tierras donadas por Martín Tovar y Ponte, prócer de la guerra de independencia.


            La suerte de Codazzi estuvo unida en cierto modo a la de Páez y de allí que al fracasar el “Centauro de los Llanos” cuando se alzó por el atentado de Monagas contra el Congreso Nacional, haya tenido que sufrir ostracismo.  El Gobierno de Colombia lo acogió y le encargó un mapa similar al de Venezuela.  En esa tarea se hallaba cuando lo sorprendió la muerte en el pueblito de Espíritu Santo cerca de la frontera venezolana,  7 de febrero de 1859.  Sus Restos fueron repatriados y reposan en el Panteón Nacional de Caracas desde 1942.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada