lunes, 14 de julio de 2014

DÍA NACIONAL DE FRANCIA


El 14 de julio de 1789, ocurrió la toma de La Bastilla, fortaleza construida durante el reinado de Carlos V, convertida durante centurias en el símbolo más odioso de la tiranía francesa.
Había sido levantada con la fuerza de centenares de hombres para proteger desde  sus ocho torres una residencia real en la villa. Pero Richelieu, Ministro de Luis XIII,  la convirtió en prisión de Estado, donde eran encarcelados sin procesos judiciales los opositores del régimen. Tal el caso  de Latude, uno de sus más famosos “residentes”, que paso allí 28 años por el solo pecado de haber ofendido de palabra a madame Pompadour.
Sin embargo, cinco años antes de la toma y caída de esta imponente fortaleza, habían quedado abolidas en Francia las órdenes arbitrarias de prisión, pero subsistía el recuerdo  de quienes habían sido encerrados en ella, suficiente para marchar contra el  símbolo del despotismo iniciando  de esta manera una serie de sangrientos episodios de grandes repercusiones históricas animados por una filosofía política perdurable.
La fecha señalada del 14 de julio de 1789 ha sido adoptada por Francia como su Día Nacional porque obviamente fue con la toma de La Bastilla que se inició la Revolución de ese país, de hondas y favorables repercusiones en buena parte de las naciones del mundo.


Todo un orden político, moral  y  social se derrumbó con la caída de La Bastilla y los cruentos y dramáticos episodios que la sucedieron dieron lugar a la Asamblea Nacional que tuvo como eminente prerrogativa los Derechos del Hombre que imponía la liberación de los siervos y situaba a los hombres todos a un mismo nivel ante la ley. La consigna de Libertad, Igualdad y Fraternidad del histórico documento prendió en el corazón de los pueblos y desde entonces es fuente de inspiración fecunda en las luchas sociales de la humanidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada