domingo, 2 de marzo de 2014

GUERRA DE LAS NARANJAS

Francisco de Goya - Godoy como general - Google Art Project.jpg

         El 2 de marzo de 1801, España declaró la Guerra a Portugal y esta contienda trascendió al mundo  con un nombre muy curioso: Guerra de las naranjas, muy amargas, por cierto, para los lusitanos que tuvieron que aceptar los requerimientos del rey Carlos IV.
         El nombre por el que se popularizó esta contienda, alude a los ramos de naranjo que los soldados españoles trajeron desde el frente de guerra a María Luisa de Parma,  esposa del rey  Carlos IV.
         La guerra de las naranjas tuvo como escenario la parte sur de Portugal, debido a la alianza mantenida con el emperador francés Napoleón I Bonaparte, derivada de los acuerdos vinculados al Tratado de San Ildefonso, firmado en octubre de 1800 y por el cual la república francesa y la monarquía española se comprometieron a prestarse ayuda militar en caso de que algunas de las dos partes entrasen en guerra con Inglaterra.
 La diplomacia española se había comprometido a conseguir que Portugal abandonara su tradicional amistad con Gran Bretaña, pero no tuvo éxito en lograr la ruptura de esa alianza, por lo que España le declaró la guerra al año siguiente y atacó su vecino por la frontera meridional.
         A Manuel Godoy, principal figura del gabinete del reino hispano, tocó comandar las tropas españolas que inmediatamente tomaron varias plazas fronterizas.  El regente portugués Juan VI, se apresuró entonces a negociar de modo que el 6 de junio de ese año, se suscribió un acuerdo en Badajoz  que puso fin al conflicto.


         Portugal se comprometió a cerrar sus puertos a los buques británicos y aceptó la soberanía española sobre Olivenza, perteneciente a la provincia de Badajoz en Extremadura.  Por su parte el rey Carlos IV garantizó la soberanía de los territorios portugueses ultramarinos. 
                                                                    @pIOCID

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada