jueves, 20 de marzo de 2014

INDEPENDENCIA DE TÚNEZ

La República Tunecina, del África Septentrional  alcanzó su  Independencia definitiva en 1957. Túnez había sido ocupado por Francia en 1881, estableciendo un protectorado que se modificó en 1946, cuando se dio autonomía al país, dentro de la Unión Francesa. Luego del convenio franco-tunecino, este territorio del Mediterráneo adquirió su independencia y 15 meses después, la Asamblea Nacional Constituyente abolió la forma monárquica de gobierno y proclamó la república, designando a Aviv Bourguiba como su primer presidente.
Túnez, 113 kilómetros inferior al Estado Bolívar, ocupa la parte sur del Mar Mediterráneo y abarca una población superior a los seis millones de habitantes formada en su mayoría por árabes y bereberes y sólo un 8 por ciento de europeos.
Túnez está atravesando por la cordillera del Atlas o  Idraren o Deren, como le dicen los bereberes (montañas de montañas) que se desprende desde el cabo Nun, en el Océano Atlántico, al Golfo de Gabes en el Mediterráneo. Pero sus alturas no superan los 1.600 metros. Tiene estupendos valles donde prospera la agricultura. Túnez es rico en minerales de fosfatos naturales, de los que es uno de primeros productores del mundo. Tiene además yacimientos de mineral de hierro y cinc.
Su capital también lleva el mismo nombre de “Túnez” y está ubicada al extremo sudoeste de un lago que se comunica con el Mediterráneo a través de un canal que permite el tráfico de buques. La atrayente ciudad está rodeada de ruinas históricas, “la parte antigua de la ciudad también las conserva y le dan su típico carácter con sus mezquitas, comercios y los vestidos de la gente que va por sus calles estrechas y tortuosas. La parte moderna es amplia, suntuosa y francamente europea, contado con magníficos servicios y toda clase de comodidades”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada