viernes, 28 de marzo de 2014

NATALICIO DE MIRANDA

Sebastián Francisco de Miranda, precursor y apóstol de la independencia venezolana, nació 28 de marzo de 1750 en la ciudad de Caracas. Era el hijo mayor habido del matrimonio de don Sebastián de Miranda y Ravelo, oriundo del Valle de la Orotava, en Canarias, y doña Francisca Antonia Rodríguez Espinoza, de familia domiciliada en Caracas por varias generaciones. Miranda fue bautizado a los ocho días después de su nacimiento y confirmado posteriormente por el Obispo don Manuel Machado y Luna. Su infancia transcurrió en la abundancia y en la bucólica tranquilidad de la colonia. Pero luego en su adolescencia apura el vaso del acíbar cuando surgen las divisiones entre los blancos por cosas del linaje. Su viaje a España en 1771 fue un alivio para su espíritu inquietado por los problemas de la sangre. Allí soñaba ganar laureles para luego venir a enfrentar a los criollos blancos arrogantes. Muy pronto asciende a Capitán en el ejército real. Viaja a Estados Unidos y combate por la independencia de este país. Estando prisionero, prácticamente sepultado en las bóvedas de las torres gaditanas, falleció el 14 de julio de 1816 y de sus huesos nunca más se supo de ellos, aunque hace poco se publico que unos restos exhumados en La Carraca (Cádiz) podrían ser los de este prócer  considerado como el primer americano universal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada