sábado, 19 de octubre de 2013

CÉSAR LOMBROSO


            Se recuerda hoy el fallecimiento, 19 de octubre de 1909, del medico y criminalista italiano César Lumbroso. Lumbroso, antropólogo por excelencia, sostenía la tesis de que “El criminal es más bien un enfermo que un culpable”. Sus investigaciones se desarrollaron dentro del campo psiquiátrico y su análisis criminológico explica el origen natural del delito a través del atavismo, la degeneración y la neurosis epiléptica. En su obra titulada “El Hombre Delincuente” sostiene que sólo los hechos y el estudio delictivo del criminal pueden asentar la Ciencia Penal sobre bases sólidas.
            Nacido el 6 de noviembre de 1835 en Verona, en el seno de una familia judía, César Lombroso estudió en Turín, Padua, Viena y París. Luego desempeñó importantes cargos docentes y asistenciales, entre ellos, profesor de Psiquiatría en la Universidad de Pavia, director del sanatorio psiquiátrico de Pesaro, profesor  de Medicina e Higiene Forense de la Universidad de Turín y docentes de Antropología Criminal.
             Según Lombroso, las características mentales de los individuos dependen de causas fisiológicas. Postuló la existencia de un “tipo criminal” que sería el resultado de factores hereditarios y degenerativos más que de las condiciones sociales. En un principio sus ideas fueron rechazadas en casi toda Europa, pero más tarde se aplicaron en la reforma del tratamiento de la locura criminal. En la actualidad, su teoría de la criminalidad hereditaria está superada por el determinismo biológico que implica, otorgando la criminología mayor importancia a los factores sociales en que se forma la personalidad del delincuente.
La alta incidencia de epilépticos entre los criminales monstruosos, llevó a Lombroso a creer la referida afección como  raíz de este tipo de crimen con lo cual estuvieron de acuerdo criminólogos como Ruiz Maya, mientras que otros como Piga lo rechazaron.  Entre sus numerosas obras figuran El genio y la locura, El hombre delincuenteLa mujer delincuenteEl antisemitismo y la ciencia modernaEl crimen, causas y remedios, Los fenómenos de hipnotismo y espiritismo, editada el mismo año de su muerte ocurrida en la ciudad de Turín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada