jueves, 31 de octubre de 2013

LA REBELIÓN DE LUTERO

El 31 de octubre de 1517,  el teólogo y reformador religioso, Martín Lutero, publicó, haciéndolas fijar en las puertas de la Iglesia de Wittenberg, noventa y cinco proposiciones contrarias a la doctrina eclesiástica. 
Perseguía en esencia, combatir la venta de indulgencias decretada por el Papa León X como modo de recoger dinero para la construcción de la Iglesia de San Pedro en Roma.  En ese sentido afirmaba que “solo la fe sirve para salvarse y que las obras, ayunos y mortificaciones son inútiles”. El Evangelio –proclamaba Lutero- debe ser la única ley del cristiano, porque él es la palabra de Dios; las tradiciones, las interpretaciones y las decisiones de los papas y de los concilios no tienen valor porque son obra de los hombres.
Más adelante argüía: “sólo hay tres sacramentos: bautismo, penitencia y comunión bajo las dos especies, es decir, con pan y vino. En la penitencia no es necesario declarar los pecados. Luego terminaba negando la obediencia al papa y suprimiendo el celibato eclesiástico”.
Las proporciones doctrinarias de Lutero pusieron a toda Alemania en confusión y el papa reaccionó contra ellas emplazando al reformador a una comparecencia en Roma so pena de ser excomulgado. Mas, Lutero respondió que no había enseñado ningún error, pues sus afirmaciones se fundamentaban en el estudio e interpretación de la Biblia.
El papa León X decidió entonces excomulgar a Martín Lutero y éste quemó la bula de excomunión en presencia de los estudiantes de Wittemberg.
Ante los cambios políticos en Alemania y el evidente peligro de ser quemado vivo como hereje, decidió enclaustrarse con nombre supuesto y bajo la protección de Federico el Prudente, elector de Sajonia, en el Castillo de Wartburgo, donde permaneció durante un año. Allí tradujo la Biblia al alemán corriente, con lo cual el libro santo quedó al alcance de todo el mundo y pudo ser el mejor instrumento de la Reforma.
Al dejar su retiro, recorrió los diversos estados de Alemania predicando sus enseñanzas que pronto se extendieron por toda Europa. Actualmente la iglesia luterana es la iglesia oficial de Dinamarca, Noruega, Suecia, Finlandia e Islandia. Están también en mayoría en gran parte de Alemania y los países bálticos y cuenta con bastante adeptos en los Estados Unidos. El número de protestantes luteranos que hay en el mundo se calcula en más de 100 millones.  





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada